Enero, 2013

now browsing by month

 

Comunicado nº 5 – 27.1.2013

Comparecencia 2

En relación con la intervención ante los medios de comunicación del Presidente del Real Madrid C.F. D. Florentino Pérez el día 24 de enero de 2013 a consecuencia de la primera página de MARCA de dicho día, y de la respuesta del diario, PRIMAVERA BLANCA quiere manifestar:

PRIMERO.- En nuestra condición de socios del Real Madrid, C.F. y madridistas, agradecemos la intervención ante los medios de comunicación de nuestro presidente, Don Florentino Pérez, y nos felicitamos por el tono y el contenido de la misma.

SEGUNDO.- En esa misma condición, rechazamos con toda energía la portada de MARCA que motiva dicha intervención y constatamos que, habiendo sido desmentida por las cuatro personas intervinientes en la reunión a que se refiere, su contenido es radicalmente falso. Remarcamos especialmente el hecho que MARCA no ha podido demostrar que intentara contrastar, con ninguno de los cuatro asistentes a la reunión, la “noticia” que pretendía llevar a su primera página. Una práctica tan radicalmente contraria a los usos de un periodismo responsable, en ningún caso justificada o atenuada por ninguna clase de urgencia, sólo puede explicarse desde una voluntad preconstituida de que no se desmintiera de antemano lo que MARCA pretendía publicar.

TERCERO.- La grave crisis institucional con que se ha perturbado al Club, poniendo en cuestión la autoridad del Presidente, no es un incidente surgido por generación espontánea, sino el episodio final, por ahora, de una cadena de provocaciones con un elevado potencial de desestabilización de la entidad. Recientemente denunciamos el caso de la suplantación del nombre del Real Madrid durante una encuesta a los socios por encargo de MARCA.

CUARTO.- No nos consta, sin embargo, que desde el Club se haya procedido siquiera a pedir explicaciones por ese grave suceso de suplantación. Una demostración más de la política de apaciguamiento que ha seguido el Madrid Y que, a nuestro juicio, es un camino radicalmente equivocado frente a esa clase de abusos, y contribuye a animar la escalada de agresiones. Muy al contrario, el Club debe seguir todas las vías lícitas de hecho y derecho para hacer frente a quienes con prácticas desleales tratan de imponer su voluntad a la de los representantes de los socios.

QUINTO.- Desde nuestra primera toma de posición hemos recomendado que se bloquee el suministro de productos licenciados del Club a medios de comunicación hostiles. Es difícil encontrar mayor manifestación de hostilidad que la portada de MARCA y su respuesta a la intervención presidencial. Sugerimos que adicionalmente se niegue el soporte de nuestro Estadio Santiago Bernabéu a la publicidad de MARCA. Presumimos que existen complejas relaciones contractuales con terceros que no hacen sencilla la adopción de dicha respuesta, pero los servicios jurídicos del club deben estudiar las posibles soluciones para poner fin a una situación -el nombre de MARCA centelleando en los letreros luminosos del estadio- que ofende la gran mayoría de los seguidores madridistas.

SEXTO.- El mensaje del Club no puede llegar a los socios y a los millones de madridistas a través de unos medios de comunicación que siguen prácticas como las que han originado esta crisis o que se han solidarizado abiertamente con ellas. El Real Madrid C.F. tiene capacidad económica y audiencia suficientes para mantener sus propios medios de comunicación. Medios que, más allá de contar las cosas que se hacen, deben explicar a la inmensa audiencia madridista cómo y por qué se hacen. El Madrid necesita unos medios de comunicación propios con una línea editorial definida. Y disponer de ellos debe ser una prioridad inaplazable.

SÉPTIMO.- Tanto MARCA como el resto de medios que se han solidarizado con sus prácticas han demostrado no tener el más mínimo reparo en poner a nuestros capitanes a los pies de los caballos, con una información no contrastada sobre un intolerable ultimátum al Presidente que, de ser cierto, los enfrentaría a los socios, al pretender gobernar el Club intimidando a sus representantes electos. Semejante acción exigiría la inmediata adopción de medidas disciplinarias contra ellos, como sin duda ocurriría de darse un caso asimilable al publicado en la empresa propietaria de MARCA. Nuestros jugadores deberían ser conscientes de que, más allá de lo que aparenten halagando su vanidad, ciertos periodistas no son amigos sinceros, ni compañías recomendables. A un jugador del mejor club del mundo le es exigible el grado de madurez imprescindible para no perjudicar los intereses del Club.

OCTAVO.- PRIMAVERA BLANCA llama a todos los madridistas, socios o no, a la unidad con el Club y el equipo en este grave momento. Los jugadores deben sentir el aliento y contar con el cariño de una afición que debe ser consciente de que influye en los resultados, pues forma parte del juego, y le corresponde la tarea de animar al equipo sin esperar a que el equipo la anime. Toda crítica es lícita, pero ha de hacerse en su momento y su lugar. No es lícito que un socio trabaje para el rival en el campo de juego.

NOVENO.- PRIMAVERA BLANCA llama a todos los madridistas a dar la máxima difusión a este comunicado, en sus peñas, en sus páginas webs, en sus blogs, en sus localidades del estadio, en las redes sociales y, en coherencia con la conducta que reclamamos al club, a meditar serenamente sobre cómo no contribuir de ninguna forma al éxito de un medio de comunicación que nos ha declarado la guerra.

Comunicado nº 4 – 15.1.2013

logos

1. El día 02/01/2013 un socio del REAL MADRID C.F. –y socio fundador de PRIMAVERA BLANCA- recibió en su teléfono particular una llamada durante la que una persona, que se identificó como agente de SIGMA DOS, le sometió a un cuestionario relativo a su valoración del entrenador del REAL MADRID, sus posibles sustitutos y su intención de voto en las próximas elecciones a la presidencia del club.

2. El aludido exigió saber quién era el destinatario de la encuesta que se le quería realizar, recibiendo la respuesta de que era el REAL MADRID, C.F. A la vista del contenido de las preguntas, nuestro socio puso en duda dicha información y volvió a solicitar aclaraciones sobre el destinatario de las respuestas, insistiendo el entrevistador en que se trataba del REAL MADRID, C.F.

3. Nuestro socio publicó en twitter todas y cada una de las preguntas que integraban el cuestionario, informando de las demás circunstancias de la encuesta.

4. Tanto por la inequívoca vocación manipuladora del ánimo de los encuestados -que la orientación de las preguntas ponía de manifiesto- como por el momento en que se realizaba -el punto álgido de una campaña contra el entrenador desatada por los medios madrileños, con el pretexto de una decisión tomada por aquél en el ámbito de sus potestades-, la información que hizo pública nuestro socio originó una gran indignación en las redes sociales.

5. La magnitud del rechazo producido fue tal, que el REAL MADRID, cuya política de comunicación no se puede caracterizar, lamentablemente, por la energía -y ni siquiera por la diligencia- a la hora de repeler los muchas veces innobles ataques a la entidad, a sus directivos, a sus empleados y a sus socios, entendió oportuno publicar al día siguiente (03/01/2013) un comunicado desmintiendo que hubiera encargado a SIGMA DOS la realización de encuesta alguna.

6. Estos eran los hechos conocidos hasta el 09/01/2013, fecha en que el diario deportivo MARCA comenzó a publicar los resultados de una encuesta realizada por SIGMA DOS. El análisis de su metodología, así como del carácter sesgado y sugestivo del cuestionario resultan muy cuestionables, pero no son el de este comunicado.

7. De todo lo anterior se desprende:

• Que trabajando por cuenta de MARCA, SIGMA DOS ha utilizado datos de carácter personal de los socios del REAL MADRID, C.F., sin que quede terminantemente claro que estaba autorizada para ello por los titulares de los datos.

• Que, siguiendo o no instrucciones de su cliente, SIGMA DOS ocultó la implicación de MARCA de los entrevistados, suplantando para ello la identidad del REAL MADRID C.F.

• Que SIGMA DOS, siguiendo o no instrucciones de MARCA, atribuyó al REAL MADRID, C.F. acciones que no había realizado que, de haber sido ciertas, causarían, por sí mismas, el desprestigio del entrenador ante los socios.

• Que en beneficio comercial tanto de SIGMA DOS como del diario MARCA se han causado perjuicios al Club, al entrenador y a los socios a raíz de la utilización indebida del nombre del REAL MADRID, C.F.

8. Ante la gravedad de las precedentes conclusiones, PRIMAVERA BLANCA, Asociación por el Orgullo y la Independencia del Madrid, en ejercicio de sus fines sociales, ha acordado dirigirse al REAL MADRID, C.F. para solicitar, respetuosamente pero con la máxima energía, que proceda:

i) A tranquilizar a los socios sobre la seguridad de sus datos personales. Esto incluye la realización de una auditoría interna, si el Club lo juzgara necesario, para descartar que se hubiera producido una utilización indebida de los datos de carácter personal de los socios, de los que el Club es depositario.

ii) A exigir aclaraciones a SIGMA DOS y al Director del diario MARCA en relación con la indebida utilización del nombre del REAL MADRID, C.F. en beneficio de las operaciones comerciales de dichas entidades mercantiles, perjudicando la mutua confianza entre los socios, el Club y los deportistas.

iii) A la ruptura de cualquier relación institucional o comercial con SIGMA DOS y el diario MARCA, en el caso de que las explicaciones ofrecidas no resulten satisfactorias.

PRIMAVERA BLANCA ruega a cualquier socio del REAL MADRID C.F. que hubiera participado en la encuesta durante los últimos días de diciembre o primeros días de enero, se ponga en contacto con la Asociación a través de la dirección de correo electrónico info@primaverablanca.com, para facilitar cualquier información relevante en relación con los hechos denunciados.

PRIMAVERA BLANCA se pone a disposición de los socios que hubieran participado en la encuesta y deseen ejercitar los derechos de que son titulares de acuerdo con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, para asistirles, gratuitamente, en el ejercicio del derecho de acceso y demás que, en su caso, procedan.

A la vista del resultado que arrojen las anteriores gestiones, PRIMAVERA BLANCA, no descarta, siempre que hubiere causa bastante para ello, poner los hechos en conocimiento de la Agencia Española de Protección de Datos para que se depuren las responsabilidades a que hubiere lugar.

PRIMAVERA BLANCA ofrece al REAL MADRID, C.F. su leal voluntad de colaboración, a cuyo fin pondrá a disposición del Club todos los datos que obtenga a través la actividad descrita.

Comunicado nº 3 – 8.1.2013

mourinho

Los miembros de Primavera Blanca hemos asistido con desconcierto y preocupación al desproporcionado impacto mediático causado por las últimas decisiones deportivas del entrenador del Real Madrid, concretamente la de sentar al portero que desde hace muchos años viene siendo titular en el equipo. Resulta desolador este nuevo invento de la prensa deportiva de mediatizar, con feroz virulencia y enorme descaro, a la afición madridista (no es de recibo titular a toda portada que el técnico ha hecho el ridículo por ejercer su primera obligación, que es escoger a los jugadores que considera más aptos). Sin embargo, tales campañas asustan ya poco por lo reiterado: lo realmente preocupante es observar cómo, según pasa el tiempo, los jugadores van logrando una mayor ascendencia entre los aficionados (si bien con ayuda fundamental de esta prensa a la aludimos), hasta el punto de que la fidelidad a determinados futbolistas iguala o supera la que se profesa al propio club.

Cuando Santiago Bernabéu decidió prescindir de Alfredo Di Stéfano en 1964, a ningún aficionado del Madrid se le habría pasado por la cabeza lucir los colores del Español, club que recibió al argentino. Tampoco se vieron en las gradas del coliseo blanco camisetas del Atlético Celaya cuando Míchel y Butragueño ficharon por ese club mejicano, o del Rayo Vallecano cuando se marchó Hugo Sánchez; todo ello habría sido visto con extrañeza. No obstante, en los últimos tres años se ha observado el fenómeno chocante de varios cientos de aficionados madridistas acudiendo al estadio con la camiseta de otro club, alemán para más señas, en el cual había recalado un destacado ex-delantero madridista. Es necesario plantearse hasta qué punto llega la entronización de un jugador por parte de los medios –a menudo cuando ya ha quedado muy atrás su mejor momento deportivo- para que socios madridistas prefieran lucir una camiseta distinta a la de su propio equipo.

Nos encontramos ahora en una tesitura más grave, con la citada suplencia del portero y capitán del Madrid. Si no dudamos que una mayoría (que siempre es silenciosa) comprende o como mínimo respeta esta decisión del entrenador, muchos aficionados y socios parecen incapaces de verlo como lo que es, una decisión técnica que forma parte de los deberes (y derechos) más básicos de cualquier entrenador fútbol (siempre que su club no sea una auténtica casa de locos). Incluso para quienes piensan que no existe mejor portero para la meta blanca que el actual capitán (no es el debate que aquí planteamos), resulta innegable la afirmación de nuestro míster: “no se puede vivir en zonas de confort permanentes”. Efectivamente, cualquiera con una mínima comprensión del deporte profesional entiende que los puestos asegurados y la ausencia de competencia acaban siendo casi siempre terribles lastres para el jugador y el equipo.

Que un entrenador siente a un jugador que, por el motivo que sea, considera que no está contribuyendo óptimamente al funcionamiento del grupo, no es ningún escándalo, ni un desafío, ni una falta de respeto. A un futbolista pueden asegurársele equidad, consideración y cariño; la titularidad, nunca. Por ello, obviamente sin menoscabo de la libertad de expresión, exhortamos a los socios madridistas a respetar las decisiones tomadas por José Mourinho, especialmente considerando que requieren un considerable valor personal y un decidido afán de independencia. ¿Dónde piensan los aficionados que el otro día le silbaron que encontraremos a otro técnico con la suficiente personalidad para hacer en todo momento lo que considera correcto? Dichos silbidos, si bien no mayoritarios, sí demuestran lo preocupante del citado culto al jugador.

Con eliminatorias decisivas a la vuelta de la esquina, resulta imperativo un apoyo decidido tanto al entrenador como a todos los jugadores que disputen minutos, pues es de todo punto incomprensible que el sábado se pitara a un portero que salía a defender a su equipo con la mejor disposición y que, no lo olvidemos, es tan canterano como aquel al que sustituía. Estos silbidos arbitrarios y ruines sólo pueden calificarse como de auténtico puñetazo en la línea de flotación del equipo.

Abundando en esto, el respaldo al entrenador resulta fundamental para recuperar una jerarquía de arriba hacia abajo, no al revés, como ha venido sucediendo en los últimos años. Sólo con una adecuada estructura deportiva, realizando planificaciones a largo plazo y confiando en las decisiones del máximo responsable deportivo, como puede instaurarse una dinámica permanente de éxito en el Madrid. Por supuesto, este llamamiento va especialmente dirigido al presidente, que cometería un trágico error dejándose influir por campañas cuyas únicas metas, como siempre, son la desestabilización y el control bajo cuerda de nuestro club.