Noviembre, 2015

now browsing by month

 

Primavera Blanca rectifica a Abellán

José Antonio Abellán, en su programa del lunes 30 de noviembre, lee el contenido de un burofax que le remitió Primavera Blanca como rectificación a las falsedades que, sobre la Grada Fans RMCF, vertió el pasado día 24 de este mes de noviembre en su programa La Jungla.

 

COMUNICADO Nº 40. 11.11.2015. ANTE LA CAMPAÑA MEDIÁTICA DE CULPABILIDAD DE KARIM BENZEMA.

396472-karim-benzemaspread700

Vaya por delante nuestra absoluta confianza en la Justicia francesa. Es precisamente por ello, porque depositamos nuestra confianza en la Justicia, que no podemos continuar impasibles ante lo que el curso de los días ha convertido en un ejercicio de caza mediática a Karim Benzema.

Usando la detestable práctica de una parte del periodismo deportivo de mezclar información y opinión con el propósito de confundir a sus oyentes y lectores, desde que se conoció la implicación de Karim Benzema en la investigación sumarial del «caso Valbuena» algunos medios de comunicación de masas, lejos de informar con neutralidad y asepsia, han dado lugar a lo que, por reiteración del mensaje, se ha convertido en una campaña de opinión orientada a condenar socialmente a nuestro jugador, pasando por encima de lo que resulte del proceso penal.

Gracias a «El Radio» hemos conocido también que algunos periodistas de distintas emisoras, con el argumento de la propia sentencia condenatoria que —convertidos en «jueces de la horca»— ellos mismos han dictado, exigen al Real Madrid que tome medidas inmediatas contra el jugador, como apartarle del equipo o venderle, porque “no merece seguir vistiendo la camiseta”.

Mejor harían en merecer el nombre de periodistas, respetando la responsabilidad social y la ética que lleva aparejadas el ejercicio de su profesión, que exigen el respeto al derecho fundamental a la presunción de inocencia, tal y como establece el Principio núm. 22 del Código Deontológico Europeo de la Profesión Periodística: «En el ejercicio del periodismo, las informaciones y opiniones deben respetar la presunción de inocencia principalmente en los temas que permanecen sub judice, excluyendo establecer juicios paralelos».

«Respetar la presunción de inocencia» significa respetar que Karim Benzema es inocente mientras un jurado imparcial, tras un juicio justo —que esos mismos periodistas parecen empeñados en impedir—, no emita un veredicto de culpabilidad. Refutar un eventual sobreseimiento o un veredicto de no culpabilidad con una condena social anticipada a la sentencia, abusando de la posición de privilegio que los medios de comunicación social confieren a quienes los detentan, nos parece un crimen tan deleznable como ese del que ellos se escandalizan. Su comportamiento inquisitorial constituye un atentado a los derechos humanos y a los valores constitucionales en que se fundamenta la convivencia.

Aunque Alfredo Relaño no sea el único merecedor de este reproche, por su condición de director de un medio de comunicación de ámbito nacional y proyección internacional debería actuar con el más escrupuloso respeto al Código Deontológico de su profesión. Al contrario, hoy se ha erigido en punta de lanza de la campaña mediática, con una actuación que nos causaría, una vez más, la mayor decepción, si todavía fuera capaz de decepcionar a algún madridista.

Como en otras vergonzantes ocasiones, para Alfredo Relaño el fin de intentar crearle problemas a su odiado Florentino Pérez justifica los medios, por lo que no duda en volver a aparcar en el sótano sus convicciones democráticas y su deontología periodística.

El editorial que publica hoy el Diario As, plagado de elucubraciones, opiniones no fundamentadas y artificios demagógicos que, tomando como pretexto el «caso Valbuena», concluyen en una descalificación moral global de la persona de Karim Benzema, pasa casi desapercibido al lado de la promoción del juicio paralelo que realiza su edición digital. La encuesta sobre la culpabilidad o inocencia de Karim, entre lectores previamente adoctrinados en ese ejercicio de denigración, es una maniobra cuya indecencia no podemos pasar por alto, ni en nuestra condición de asociación madridista, ni en nuestra condición de ciudadanos de un Estado de derecho.

Captura de pantalla 2015-11-11 a las 18.02.44