Porque el madridismo también es celebrar. ¡Participa en nuestras cenas, reuniones gastronómicas y actividades para todos!

La Cena de Primavera Blanca

10

contada por Maria R. Losada (@MariaRLosada)

con fotos de Ana González (@anamerengona)

 

Sábado 15 de junio, 20:00 horas, Estadio Román Valero, casa futbolística del Moscardó. El barrio de Usera recibía la cena de despedida de temporada de Primavera Blanca. Un año repleto de dificultades deportivas, pero también de retos superados; de caminos que se han unido y del resurgir de una comunitaria forma de sentir el Club, conectada con el madridismo  de las antiguas glorias pero adaptado a los tiempos modernos. El sol repartía sus últimos y cálidos rayos antes de llenar el cielo de morado ‘primavero’ en su ocaso, para dar paso a una noche de madridismo salvaje. Una noche señalada para todos los allí congregados, llegados desde muchos puntos de Madrid e, incluso, España. Una noche para disfrutar de esta pasión que abraza y no libera, y una noche para incidir en la fuerza del mensaje y el ideario de esta joven, pero a su vez, experimentada Asociación.

El calor de las últimas horas de la tarde en este fin de semana de tintes veraniegos hacía mella en los primeros colaboradores. Las cervezas frías corrían para sofocar la sed. El espíritu colaboracionista se hacía patente una vez más en la labores de decoración de la carpa del  bar, que se teñía de morado y blanco.

1

Iban llegando poco a poco los asistentes, saludándose efusivamente los ya conocidos, y bajo la coletilla de “¿quién eres en Twitter?” los que no. La red social madridista, tantas veces despreciada y cosificada en esta intensa temporada, se echaba a la calle con cara, ojos y perenne inteligencia colectiva. Gente muy alejada de las insidias de algunos, de todo tipo de edades, e incluso con la presencia de algunos niños, ataviados con camisetas del Real Madrid, a los que se les agasajó con un castillo hinchable.

Fuera de la terraza, y entre ésta y el bar, en una parcela de arena donde se había montado un karaoke, se formaban corrillos de gente previos a la cena. La cerveza seguía siendo protagonista y las conversaciones  versaban sobre distintos temas de la vida y el fútbol. De desaciertos y aciertos, de las gestas y las desilusiones de este año. Sonaba una versión metalera del himno del Real Madrid por los altavoces, entroncando con el espíritu altanero y vigoroso de todos estos madridistas. Minutos después, comenzaron a tomar asiento en las mesas dispuestas para comenzar a cenar.

2

3

4

La cena fue larga y relajada, con intercambio de opiniones, cánticos y algarabía. El karaoke empezaba a llamar la atención de los menos vergonzosos, y en el recuerdo quedará la actuación de un socio -nunca mejor dicho- de los más representativos. Micrófono en mano y en honor a José Mourinho, interpretó el tema “Un hombre solo” de Julio Iglesias.

7

Se sucedieron en la cena distintas canciones en el recuerdo del entrenador portugués que tanto ha hecho por este Club, justo antes de que Manuel Matamoros, la cara más visible de Primavera Blanca, ofreciera el discurso de cierre de la temporada. Con la gran pancarta que presidió la cena en segundo plano -“Las manos de la prensa, fuera del Madrid”-, Manuel quiso, en primer lugar, acordarse del Presidente de Primavera Blanca, Juan Guerrero-Burgos, que no pudo acudir al evento pero que, sin duda, estaba con todos los allí presentes en espíritu. El veterano socio madridista mandó un mensaje a través de Matamoros en el recuerdo de José Mourinho, de su familia y de su cuerpo técnico. También tuvo palabras de apoyo al nuevo entrenador blanco, que debe “cuidarse de la prensa y exigir a los jugadores máximo compromiso” para que no se sucedan “actos de indisciplina intolerables al anteponer sus intereses personales a los del club”, como lo ocurrido durante esta temporada. Apeló, Juan, a la unidad de todos los madridistas y a “la defensa”, por parte del presidente del Real Madrid y de la junta reelegida, de los “ataques de los periodistas”.

6

Al terminar de leer el mensaje de Guerrero-Burgos, Manuel inició un discurso beligerante y combativo, en pos de que el madridismo no dé su brazo a torcer y siga peleando, con brío, porque su pasión sólo les pertenezca a ellos: “Hemos perdido una batalla, pero la guerra, aunque desigual, es larga y hay que estar unidos; los que creían que caeríamos con Mourinho, no saben de qué va”. Agradeció la asistencia de todos y les animó a recuperar fuerzas de cara a la siguiente temporada, en la que muchos proyectos nuevos llegarán de la mano de Primavera Blanca. Entre ellos está, precisamente, el de emprender acciones concretas que luchen por la independencia del club de Concha Espina con respecto al amplísimo sector mediático que lleva condicionando mucho tiempo las decisiones y acciones del Real Madrid. Acciones como la recogida de firmas de los socios del Club, que se inició esa noche, pero que tendrá lugar con mayor alcance en septiembre, para reclamar al Real Madrid CF que ponga fin a las comercializaciones por parte de Marca y de As de los símbolos del Club. Las firmas recogidas serán presentadas al Real Madrid, en la Asamblea General, por los socios representantes, que forman parte de Primavera Blanca.

8

El madridismo crítico y comprometido demostró el pasado sábado que, lejos de lo que muchos quieren hacer ver, la lucha está en plena ebullición. Nadie se marcha a Londres, sino que siguen en la capital de España: en el estadio, en las asambleas, en la calle. Demostró que las ideas están claras, que los objetivos son comunes y que el Madrid corre por sus venas con más fuerza que nunca. Con orgullo y por la independencia, como reza Primavera Blanca. Porque esto no ha hecho nada más que comenzar ¡Hala Madrid!

¡¡¡ ASÓCIATE !!!