Diciembre, 2013

now browsing by month

 

COMUNICADO nº 18 de 26.12.2013 · GRADA DE ANIMACIÓN

ESTATICO_ESTADIO__(9)

I.          UNA ASPIRACIÓN INSPIRADA EN EL PASADO GLORIOSO DE UN CLUB ÚNICO

En 1954, Don Santiago Bernabéu inauguró el tercer anfiteatro de la calle Padre Damián. El Estadio crecía hasta las 125.000 localidades. El propósito de nuestro legendario Presidente era ampliar la grada popular, con precios asequibles para que los sectores menos pudientes, los jóvenes e incluso los niños, pudieran disfrutar del fútbol.

Junto con el resto de las localidades de pie, “el gallinero”, como pronto se conoció al anfiteatro alto de lateral, se convirtió en motor de animación. El Nuevo Estadio de Chamartín, rebautizado al año siguiente con el nombre del Presidente, fue un recinto futbolístico con una atmósfera de animación digna, en ocasiones legendaria, hasta el funesto día en que, siguiendo las directrices de la FIFA, todas las localidades pasaron a ser de asiento.

El ideario de Don Santiago resucitó en las redes sociales a principios de este siglo. Por encima de la mera discusión sobre técnica y tácticas futbolísticas, una serie de aspectos estratégicos comenzaron a ser recurrentes en foros, blogs, más adelante en Twitter: La comunicación del Club, su influencia institucional, la meritocracia en el equipo, y la animación en el Estadio.

Hace casi diez años, frente a la postura cómoda de resignación y de autocomplacencia -“el público más entendido del mundo”, “me tienen que animar ellos a mí”-, el espíritu rebelde de ese madridismo heredero de Don Santiago enarboló la bandera de una animación que implicara a la mayoría del público. Y diagnosticó que el patente deterioro del ambiente de nuestro Estadio no era necesariamente una enfermedad terminal. Hacía falta, desde luego, que se identificara como una enfermedad y no como una virtud, y una implicación positiva del Club para curarla.

En el entretanto, nuestras gentes han viajado, comparado grupos de animación, recogido buenas prácticas en otros estadios y aportado ideas. Esa actividad nos llevó a creer firmemente que Otro Bernabéu es Posible. Que, si queremos, podemos recuperar el mismo ambiente del Bernabéu de 1954, actualizado al siglo XXI.

 

II.              EL PRINCIPIO DEL FUTURO DE LA ANIMACIÓN

Hoy tenemos que celebrar con entusiasmo el primer paso tangible que da nuestra Directiva en esa misma dirección. Un comunicado oficial del Club anuncia la inmediata “reorganización” de la actual Grada Joven, para crear una nueva GRADA DE ANIMACIÓN.

El Comunicado oficial y los instrumentos concretos en que se articula –abonos y contratos- persiguen revitalizar la zona de animación, incorporando nuevos sectores de madridistas, resolver determinados problemas derivados tanto de la concepción como del funcionamiento de la antigua Grada Joven, y establecer un camino que conduzca a disponer en el futuro de una animación digna del mejor Club del mundo.

Primavera Blanca no sólo comparte las medidas adoptadas por el Club, sino que colaborará decididamente en llevarlas a la práctica, contribuyendo en la medida de sus posibilidades a la más pronta consecución de los objetivos del Club.

Según nuestro criterio, el aspecto más decisivo de la circular es que el Club, y sólo el Club, recupera el control y administración de una parte del Estadio que de alguna forma había perdido, a consecuencia de los usos de gobierno de la zona, surgidos durante tantos años transcurridos.

 

III.            UNA GRADA DE ANIMACIÓN FUNDADA EN NORMAS RIGUROSAS.

Recuperado el control de la Grada, el Club puede establecer y establece nuevas normas de funcionamiento para evitar los problemas detectados, y conserva la futura dirección de la nueva Grada de Animación, en lugar de delegar esa función en un grupo más o menos organizado de aficionados.

Entre los principios y reglas de funcionamiento establecidos, nos parece importante destacar, porque tienen un verdadero alcance estratégico, los siguientes:

 

3.1.- Poner fin a la reventa de abonos

Una parte importante de los abonados actuales de la Grada Joven vienen “alquilando” su abono anual a otros seguidores, mediante la percepción de un sobreprecio, que en ocasiones llega a triplicar el precio del abono de la Grada Joven.

Para poner punto final radicalmente a esta escandalosa práctica, que se ha ido incrementando con el transcurso de los años, el Club establece que la nueva Grada de Animación se basará en un sistema de abonos personales e intransferibles.

El abono de Grada de Animación tendrá fotografía, y el acceso a la Grada se llevará a cabo mediante un sistema de identificación dactiloscópica. Cuando el abonado no pueda asistir, sólo podrá ceder su abono al Club.

 

3.2.- Fidelidad de asistencia a la misión de animación

El abono, que es válido para todos los partidos de la temporada, sólo se podrá ceder al Club en cinco ocasiones. Si no la justifica una causa de fuerza mayor, la sexta ausencia a un partido será motivo de cancelación del abono.

 

3.3.- Compromiso con el éxito de la Grada de Animación

El abono de Grada de Animación tiene validez de una temporada, y sólo será renovado por voluntad expresa de ambas partes. El Club conservará, por lo tanto, la potestad de no renovar el abono a todo aquél que no cumpla con la misión de animar.

Pero, además, el Club podrá cancelar el abono en cualquier momento de la temporada, a todo aquél abonado cuya conducta atente contra la buena convivencia con los restantes integrantes de la Grada o perjudique su buen funcionamiento.

Todos los abonados deberán haber firmado un contrato en el que se comprometerán a cumplir con la obligación de asistencia y las demás tendentes al buen funcionamiento de la grada.

 

IV.        UNA ASPIRACIÓN A HACER REAL ENTRE TODOS.

Es estúpido negar a Ultras Sur el mérito de haber mantenido durante casi treinta años el prácticamente único foco estable de animación en un estadio de público moribundo. Pero lamentablemente no han sabido entender que ciertas actitudes les han impedido transformarse en el foco de animación capaz de conectar y motivar al resto del Estadio, como hubiera sido deseable.

Exactamente igual de estúpido es pretender que sólo desde el mensaje ultra se puede mantener la animación. La alternativa “ultras o piperos”, que ha tenido cierta difusión en Twitter, a partir de las manifestaciones del Presidente anticipando las medidas que hoy se han hecho oficiales, es un sofisma que no merece mayor atención. La animación del equipo de baloncesto demuestra en la práctica la falsedad de esa contraposición.

La grada debe ser el lugar de reunión de todos los madridistas cuyo primer deseo sea animar a su equipo, empujarle a la victoria, creando un ambiente de exigencia moral para los nuestros e intimidatorio para nuestros rivales. El hogar común de todos los madridistas que entiendan esa misión como esencial, y que acepten que prima sobre la comodidad, a la hora de asistir al Estadio.

Para que la Grada de Animación esté a la altura de la historia del Madrid, debe impregnarse de sus caracteres esenciales, los de una organización  pionera, transversal, líder, campeona, universal, irreductible ante la adversidad, que le llevaron a ser la primera entidad deportiva en el mundo.

Nos consta que el Club orientará la Grada de Animación hacia un mensaje apolítico, como corresponde a la transversalidad del madridismo, ajeno a cualquier clase de sectarismo, e identificado únicamente por los colores y símbolos del Club, sin perjuicio de autorizar el uso de los emblemas de las organizaciones reconocidas por el Club, con prohibición de cualquier otra clase de símbolos.

Pero, para el éxito en este gran desafío que el Club nos plantea a los madridistas, Primavera Blanca considera decisivo el modo de proceder en el tiempo:

 

4.1.- Integración de antiguos componentes de la Grada Joven U.S.

En la Grada Joven que gestionaba Ultras Sur se integraban centenares de personas sin otra pretensión que la de ver el fútbol animando a su equipo. Una pretensión legítima que el Club debe proteger. Confiamos que todos aquellos antiguos asistentes a la Grada de Fondo Sur que cumplan las condiciones de admisión establecidas en esta misma fecha por el Club, y compartan las normas de funcionamiento de la nueva Grada de Animación, puedan integrarse sin dificultad en ella.

El Club debe contemplar con flexibilidad e inteligencia el análisis de situaciones de perjuicio familiar (por ejemplo matrimonios de distintas edades, o formados por un socio y un no socio) que se pudieran derivar de la nueva situación, para encontrar soluciones satisfactorias. La demostrada eficacia del Área Social es para Primavera Blanca la mejor garantía de que desde el Club se abordarán, y en la medida de lo posible, se resolverán, estas situaciones especiales.

 

4.2.- Temporada de transición.

Circunstancias externas, ajenas a la voluntad del Club, han determinado que la reorganización de la Grada se produzca una vez iniciada la temporada.

En esa compleja situación, decididamente abordada por la Directiva, se trata de constituir un colectivo de animadores coherentemente consagrado a su misión. Y lógicamente, sus procedencias serán muy diversas. Las prisas no nos parecen aconsejables. Los nuevos  miembros de la Grada de Animación deben irse incorporando de forma paulatina, para que puedan integrarse consistentemente en la misma.

Todo ello llevaría a una temporada de transición en materia de animación. Un objetivo que puede parecer poco ambicioso, pero que en realidad lo es mucho más que pretender soluciones mágicas en las que la improvisación desplaza el trabajo riguroso. Si a final de temporada contamos con una nueva animación consolidada, habremos puesto la base de su crecimiento en años venideros, lo que hasta el día de hoy era impensable.

 

4.3. Identidad común de la Grada

A la consolidación de la Grada deberá suceder el establecimiento de una identidad común. Desde el punto de vista del impacto visual la grada deberá adoptar el color blanco, el único que identifica en común a los madridistas de cualquier opinión, ideología o creencia. El Club debe proveer los elementos necesarios para conseguirlo. Publicaciones electrónicas o impresas de carácter interno a los miembros de la Grada, y difusión en el resto del Estadio de los cánticos y voces de la Grada de Animación,  deberán ser asumidas y potenciadas por el Club, para reforzar la sensación de pertenencia y esa identidad común.

 

4.4.- Crecimiento de la Grada de Animación

La Grada de Animación nace sobre el espacio que ocupaba la Grada Joven. Con esa limitada capacidad nunca podrá ser el elemento de dinamización del Estadio que necesita el Real Madrid. A nuestro entender, no pasa de la cuarta parte del número mínimo de integrantes que verdaderamente se precisan.

El Club debe proyectar rigurosamente su ampliación anual, hasta extenderla a la totalidad de la Grada de Fondo Sur en las tres próximas temporadas. Y poner en ello los recursos económicos necesarios para hacer factible ese objetivo.

En Primavera Blanca somos conscientes de las dificultades que comporta alcanzarlo, en el estado de saturación de las localidades de abono del Estadio. Pero confiamos ciegamente en la capacidad del Club para conseguirlo, y huyendo de todo maximalismo, lo declaramos un objetivo irrenunciable.

 

4.5.- Escuela de madridismo

La Grada de Animación debe ser la escuela de relación de la afición con el equipo. Y en la transformación del Estadio se debe aprovechar esa escuela. A la salida de uno de sus integrantes, ya sea por obligación, cuando alcance la edad máxima, o por su propia voluntad transcurrido un cierto número de años colaborando en la grada, el Club debería ofrecerle un abono en otro lugar del Estadio. De esa manera no se desaprovechará el aprendizaje de una forma sana de relación con el equipo aprendida en la Grada, y al mismo tiempo habrá un permanente rejuvenecimiento de la animación.

 

V.         ¡PARTICIPA EN LA GRADA DE ANIMACIÓN!

Todo lo expuesto, con ser largo, no agota ni mucho menos las ideas que sugiere la Grada de Animación. Pero es lo sustancial de nuestra postura como organización, que vemos imprescindible comunicar a los socios de la Asociación y al conjunto de los madridistas, y especialmente a aquéllos que por su particular implicación emocional con el Madrid, actúan cada día en las redes sociales.

No es este, obviamente, el lugar ni el momento de tratar muchas medidas concretas para el funcionamiento de la Grada que durante estos días de incertidumbre hemos elevado al Club. Tiempo habrá para debatir, perfilar, y concretar en medidas determinadas todas las ideas. Ahora es el momento de celebrar y apoyar la reorganización  promovida por el Club, y sobre todo de refrendarla con nuestro compromiso personal.

Una Grada de Animación fuerte es el baluarte de un equipo más fuerte y de un Club más fuerte, como debe desear todo madridista. Por ello, Primavera Blanca llama a todos sus socios que también sean socios del Real Madrid y cumplan las condiciones establecidas por el Club, a incorporarse de forma inmediata a la Grada de Animación.

¡HALA MADRID!