Las manos de la prensa fuera del Madrid

now browsing by tag

 
 

COMUNICADO Nº 32 de 02.08.2014 “Las manos de la prensa, en el caso de DIEGO LÓPEZ”

image

I.

Durante las últimas fechas, el Real Madrid, C.F se ha visto envuelto en una situación paradójica. La noticia, no confirmada oficialmente, del fichaje de un nuevo portero, publicada previamente a la de ninguna baja, ha dado lugar al posicionamiento agresivo de buena parte del periodismo deportivo en torno a cual de los dos actuales titulares de la posición debe abandonar el primer equipo.

Si el cuerpo técnico ha considerado la necesidad de fichar a otro guardameta, tendrá sus motivos para ello, de acuerdo con sus criterios, que no es necesario que justifique públicamente, sino a la Junta directiva de la que depende. Y vamos a defender siempre su autonomía de decisión para configurar la plantilla.

Desde el ángulo gerencial, también encomiamos la agilidad en la gestión de las necesidades de configuración de la primera plantilla expresadas por el Director Técnico. No sólo no encontramos nada que reprochar a la actuación del Club, sino que la celebramos.

Expresamente nos felicitamos de que la conquista de la Copa de Europa no se haya traducido en el adocenamiento del Club. Al contrario, se han hecho evidentes sus ganas de vencer, traducidas en la incorporación de jugadores de valor contrastado a una plantilla que tiene que seguir aspirando a ganarlo todo, para lo que necesariamente debe ser la mejor del mundo.

 

II.

Es obvio que el fichaje de un portero producirá consecuencias de uno u otro signo e intensidad para los dos porteros titulares. En esa situación, nos gustaría que el entrenador tuviera las manos completamente libres para tomar sus decisiones en función del mérito de cada uno de ellos, y de la utilidad que según su exclusivo criterio reporten a la conformación de la mejor plantilla.

Con ello no queremos pecar de ingenuos. Somos conscientes de que la decisión final del Club no se alimenta sólo por el criterio del entrenador atendiendo a aspectos exclusivamente deportivos. Si los fichajes están influenciados por el precio del jugador, sus contratos con el club de origen, y otros condicionantes, las salidas están afectadas por circunstancias análogas.

 

III.

Siempre hemos defendido la libertad de expresión. Nada podemos ni queremos reprochar al “opinador” que con arreglo a su criterio personal se expresa en los medios de comunicación sobre qué considera más beneficioso para el Real Madrid. Pero, como hemos dicho en otras ocasiones, consideración muy distinta de la libre expresión de las opiniones, nos merecen las campañas de propaganda, en las que conscientemente se confunde desinformación y opinión.

Cuando la práctica totalidad de las opiniones se alinean en la misma dirección, y como si se tratara de anuncios de un detergente, se repiten hasta la saciedad, cuando todas las portadas coinciden en presentar como hechos los rumores, siempre favorecedores del decantamiento de la opinión pública en el sentido de la opinión publicada, mientras se silencian elementos clave en la gestación de esta situación paradójica o de su gestión, o factores que afectan decisivamente a la formación de la decisión del Club para resolverla, la expresión mediática podrá reclamarse formalmente todo lo libre que se quiera reclamar, pero no estará contribuyendo a la formación de una opinión pública libre e informada, sino todo lo contrario, y por ello no nos parece merecedora del respeto que debemos a la libre expresión de las ideas. Menos aún, mientras el control de los medios, del que disfruta una minoría autocrática, cercene la publicación de las opiniones divergentes.

Lo que hemos presenciado, y nuestro jugador Diego López ha padecido, durante las últimas fechas -que por lo demás se alinea con la indecente presión a la que, por el simple hecho de tratar de hacer su trabajo, ha sido sádicamente sometido por buena parte de los periodistas deportivos durante toda la temporada pasada-, contiene todos los ingredientes de una campaña de propaganda para manipular la opinión madridista, en aras del consabido mecanismo de tratar de condicionar las decisiones de la Junta directiva a través de la presión de una opinión desinformada. Así lo hemos sentido, y así, dolorosamente, tenemos que manifestarlo.

 

IV.

Nuestra plena confianza en que la Junta directiva orientará sus decisiones hacia una gestión ordenada, prudente y decidida de los intereses del Real Madrid, de la que ha dado buena muestra en su desempeño, no justificaría dejar sin reproche este abuso mediático, cualquiera sea el sentido de las decisiones que finalmente se adopten.

El Real Madrid ha pagado muy caras, en épocas recientes, actuaciones directivas que ganan portadas amables y elogiosas, y puede que, de una u otra forma, le toque seguir pagando en el futuro las consecuencias de decisiones que no ha adoptado esta Junta directiva. Suceda lo que suceda, nuestro deber es convertir esta experiencia lamentable en una lección de lo que no se debe consentir, para evitar incurrir nuevamente en esos costes en el porvenir.

 

V.

Para finalizar, pero no en último lugar, queremos expresar a Diego López nuestra solidaridad con su persona, y nuestro inmenso reconocimiento a la lealtad que ha demostrado al Club, a sus entrenadores, a sus compañeros de equipo, y en suma, a los madridistas, desde el momento mismo de su reincorporación a la plantilla del primer equipo. Como madridistas, queremos que sepa que con nuestra camiseta, o con la que las circunstancias le obliguen a llevar, será siempre uno de los nuestros.

 

 

 

 

Las voces de la campaña

afoto 2

Por @MariaRLosada, @DiosaMaracana y @anamerengona
.

Desde la creación de Primavera Blanca, en diciembre de 2012, nos propusimos aunar esfuerzos para reclamar al Real Madrid C.F. que medios de comunicación hostiles, como AS y Marca, cesaran en la comercialización de nuestros símbolos madridistas, patrimonio exclusivo de los socios. Seis meses después, en la cena de la Asociación con parte de sus miembros, lanzamos la campaña de recogida de firmas, bajo el lema “Las manos de la prensa fuera del Madrid”. Muy largo ha sido el camino recorrido desde aquel cálido 15 de junio, cuando presentábamos en sociedad una iniciativa que hoy rematamos con orgullo. Mucho lo experimentado; mucho, sin duda, lo evolucionado. El pasado 4 de octubre, hacíamos entrega formal al Club de las 3.433 firmas de socios del Real Madrid que se quisieron unir a Primavera Blanca en contra de las promociones de los citados medios madrileños.

3.433 firmas y miles de voces. Voces de todos los tonos, timbres e intensidades imaginables, pero de un solo color: el blanco. Son las voces de los protagonistas, de todos los que han hecho posible el éxito de nuestra campaña. Estas líneas no quieren olvidarse de ninguna de esas voces o, mejor dicho, de ninguno de esos sacos llenos de voces. Hay un primer saco en el que se pueden oír las de quienes han trabajado a destajo en esta iniciativa, y también las de quienes, haciéndola suya, han colaborado con ahínco en su difusión. Son los organizadores, ‘novatos’ en estas lides pero que fueron aprendiendo de la misma experiencia. Los donantes componen el segundo, el de las voces más generosas. Más de 180 personas que, en tiempos tan duros como los que corren, han querido aportar su granito de arena para financiarnos. La campaña habría sido inviable sin su ayuda. Entusiastas. Así podemos calificar las voces de nuestros voluntarios, de nuestro tercer saco. Cerca de 70 madridistas, en mayúsculas, que nos han regalado su ilusión y su tiempo, que han pasado calor y sufrido la lluvia para sumar una firma más. Y, ¿cómo dejarnos a los socios? Los verdaderos valedores de la campaña, y cuya rúbrica da sentido a nuestra petición. El saco de voces que hemos atado bien fuerte y plantado en el Bernabéu para culminar la primera de muchas accionesprimaveras.

Los organizadores: el valor de la experiencia

Entre la primera recogida de firmas -22 de agosto, Trofeo Santiago Bernabéu- y la última -28 de septiembre, derbi ante el Atlético de Madrid- ha pasado poco más de un mes, aunque a buen seguro que los implicados en su organización sienten que lo aprendido en este corto período de tiempo serviría para aprobar un posgrado en la materia. Con la experiencia del primer día, las ‘torpezas’ propias de todo arranque desaparecieron para dar paso a todo un modus operandi profesionalizado. Todo el dispositivo se fue optimizando, desde la distribución y ubicación estratégica de los voluntarios hasta la colocación de las pancartas en el estadio, pasando por el qué decir para captar el interés de los socios. “Al principio íbamos en parejas, sin zona atribuida. Nos dimos cuenta de que había que crear grupos de 4 ó 5 voluntarios y tener zonas de captación previamente establecidas”, cuenta uno de los responsables. “El primer día todos hacían todo, pero te volvías loco entre las tabletas de firmas, las pegatinas y los folletos. Luego cambiamos. En la tercera recogida decidimos que los que entregasen folletos permanecieran en un lugar fijo e identificados con un chaleco lleno de pegatinas de PB, y que los que recogieran firmas orbitaran a su alrededor. Fue un éxito”, añade. Otra de las voces de este saco, seguramente cansada de ‘pelearse’ a cascarazos de pipa en el Fondo Norte, descubrió para el bien común que “el mejor sitio para recoger firmas en el Fondo Norte es por el parque que hay al lado del bar Esparza”.

Se aprendió mucho de la actitud reacia de algunos de los socios a firmar nuestra petición, para lo cual a alguien se le ocurrió uniformar el discurso en torno a un argumentario tras la primera jornada, en el Trofeo Santiago Bernabéu: “Creo que ganaremos mucho si damos un ‘protocolo’ de actuación a los voluntarios, para saber reaccionar”, justificaba el ‘ideólogo’. Un éxito logrado a base de ‘noes’ automatizados y miradas recelosas de quienes se negaban en firmar o dudaban; y de ‘síes’, aquellas frases que convencían a los socios a estampar su rúbrica.

La colocación de las pancartas en el Bernabéu se optimizó con el paso de las jornadas de recogida. El principal problema, cuentan, era que “los que ponían las pancartas tenían que estar antes en el estadio, y eso nos restaba efectivos en la recogida. Nos lo solucionó ‘La Clásica’, una de las peñas más activas, que nos ofreció refuerzos para colocarlas en nuestro lugar. En la cuarta jornada hasta repartieron folletos dentro del estadio”. Así, desde la tercera jornada, la del día del Getafe, fue esta peña madridista la que echó una mano a nuestros organizadores. También lo hicieron los Ultras Sur desde el segundo día, el del Athletic, convirtiendo el eslogan de nuestra campaña, “las manos de la prensa, fuera del Madrid”, en un cántico que retumbaría en el Santiago Bernabéu en los partidos sucesivos. Voces que, seguro, seguirán sonando en el futuro.

Audio cantico “Las manos de la prensa fuera del Madrid”.

Especialmente memorable es el ‘Tifo Virtual’ en Twitter. Recogiendo la emotiva experiencia ocurrida cuando nos despedimos de nuestro @Van_Palomaain, miles de tuiteros madridistas cambiaron su avatar, para estar virtualmente en la Asamblea de Socios del Real Madrid. Lo lanzó nuestro ‘community manager’ el 21 de septiembre y el día 22, a la hora de la Asamblea, era imposible distinguir a nadie: Los TL se habían cubierto con la imagen del folleto que esa tarde, en que coincidieron la tercera acción de recogida de firmas y la celebración de la Asamblea de socios del Real Madrid, repartíamos en el Bernabéu.“Aunque acordamos que, desde las 18.00 del sábado, todos los que apoyaran la campaña se pusieran el mismo avatar, pero la gente lo estaba haciendo ya desde por la mañana. Twitter celebró eufóricamente el reconocimiento de Florentino Pérez a Primavera Blanca en la Asamblea”, explica otro de los organizadores “Twitter fue, sin duda, un poderoso instrumento a lo largo de la campaña. Qué decir del TT mundial del hashtag #LasManosDeLaPrensaFueraDelMadrid! que ocurrió ese mismo día!”

Pero el éxito de la campaña comenzó a fraguarse con anterioridad. En el mes de agosto El Minuto 7 entrevistó a Guillermo Estévez, miembro de nuestra Junta, al respecto de la iniciativa. Ángel del Riego sentaba, con argumentos sólidos, las bases de la acción en contra de Marca y As en un genial artículo en la web de Primavera Blanca: Mirando hacia atrás con ira. Bernabéu Digital entrevistaba a Manuel Matamoros en dos deliciosos ‘Gin-Tonics’ (1 y 2). La difusión de la campaña se dinamizó por medio de numerosas plataformas afines a la iniciativa. Desde finales de agosto, El Radio de Richard Dees creaba y difundía cada día las cuñas; Madridismo Subversivo, El Contragolpe y El Debate Blanco aderezaban con ellas sus podcasts; posteriormente se fueron añadiendo nuevos podcast, como La Última Línea de Defensa, o el de nuestros amigos americanos de Fuerza Merengue. Y Gesioh, siempre al pie del cañón, dibujaba excelencia una vez más en aquella viñeta que se difundió a principios de septiembre. El vídeo previo al derbi publicado en Primavera Blanca, obra de Brus El Vikingo y la colaboración de Luis Calles, puso la nota final al ‘bombardeo’ cibernético sobre nuestra campaña.

Cuña de Primavera Blanca en “El Radio”.

afoto 3

Los donantes: “¡Eso lo he pagado yo!”

“¡Gracias a vosotros por lo que estáis haciendo! Ojalá pudiese donar más, pero en estos momentos, y sin trabajo… por lo menos quería aportar mi granito de arena”; Si pudiera donar más, donaría más, pero estoy en paro”. Con palabras así, sobran las explicaciones. Desde que comenzamos a recibir donaciones, allá por el mes de junio, han sido 184 personas las que han confiado una parte de su dinero a Primavera Blanca para la adquisición de todo el material empleado en la campaña. En algunos casos, como en los de las voces arriba reflejadas, hemos recibido pequeñas cantidades; en otros, donaciones más importantes. Pero en los 184 casos hemos acogido el esfuerzo de estas personas con la misma sonrisa de gratitud. Sin el sacrificio de todos no habría sido viable financiar la campaña, por lo que valoramos de igual forma cinco euros que ciento cincuenta. Además de las donaciones económicas, Primavera Blanca recibió también un generoso donativo en forma de sellos postales, que estaremos más que encantados de amortizar cuando enviemos a nuestros socios donantes sus carnés primaveros.

España, Francia, Irlanda, México, Portugal, Reino Unido, Suecia, Suiza y Estados Unidos. La universalidad del Real Madrid no la discutimos, pero sí desconocíamos que Primavera Blanca recibiría donaciones procedentes de todos estos países. Madridistas de distintos rincones del mundo han querido contribuir al éxito de nuestra iniciativa: “Es un placer colaborar. Como ahora resido lejos de España, sólo puedo hacerlo a través del donativo económico y de expandir el mensaje de Primavera Blanca fuera para que se pueda entender la situación desde el extranjero”. Esta voz, que suena desde Chicago, es sólo una de las tantas que nos han ido llegando a lo largo de estos meses.

De muy lejos es también el simpático kuwaití que se fotografió en el Bernabéu con una de nuestras bufandas, y que no dudó en llevársela a casa abonando por ella una cantidad superior a su valor: “El resto, para Primavera Blanca”, dijo a uno de los voluntarios. No pudo firmar, pero sí hizo su aportación a nuestra causa. También su padre, que aunque no podía estar allí, quiso que su rostro también apareciera en la instantánea (por videoconferencia) para subirse al podio de las anécdotas más curiosas de la campaña.

Y es que, sí, las voces de nuestros donantes existen, y cada una de ellas corresponde a un nombre y a un apellido. Si no, que se lo digan a todos los tuiteros que saltaron a corroborarlo cuando cierto periodista deportivo trató inútilmente de poner en duda la honorabilidad de nuestra financiación en aquel episodio vergonzoso. También a través de Twitter han mostrado, muchos de nuestros donantes, su orgullo al haber contribuido: “¡Eso lo he pagado yo!”, compartía entusiasmado un tuitero cuando nos hicimos con las pegatinasprimaveras.

afoto 1

Los voluntarios: voces implicadas

Los 70 voluntarios que se han sumado a los organizadores para acometer la campaña de recogida representan la esencia de esta asociación. Son voces, éstas, entusiastas y comprometidas. Algunas de ellas nos han acompañado desde el primer hasta el último día, como es el caso de Mr Hyde, que lleva colaborando activamente con nosotros desde la primera reunión abierta de Primavera Blanca, que tuvimos en marzo. Son voces perfeccionistas e incansables: Al principio cuesta dirigirse a extraños, pero a medida que uno se decide, acaba por hacerse fácil”, comenta uno de nuestros voluntarios.

La perseverancia también es un rasgo distintivo de los nuestros. El ejemplo lo pone uno de los más jóvenes, Willy, de tan solo 18 añitos: “Hubo un señor que decía que tenía algo de prisa, así que lo fui acompañando un rato por el lateral del estadio hasta su puerta para contarle bien qué intentábamos conseguir, y finalmente le convencí y decidió firmar. Salvo que nos digan desde el principio que la prensa trata bien al Madrid, hay que intentar convencerles aunque pueda parecer complicado”. Más joven todavía es Jaime (11 primaveras), que se las ingenió para repartir nada menos que tres paquetes de folletos. Ambos aportaron su granito de arena el día del Athletic, segunda jornada de recogida, una mañana de lo más “familiar”.

Padres, madres, tíos, hijos y sobrinos colaborando en la recogida de firmas, en el reparto de folletos y pegatinas, e incluso en la colocación de las pancartas, como es el caso de Dani Esparza y su hijo pequeño: “Hubo gente alrededor que me ayudó, pero estaba complicado y había poco tiempo. Para el derbi se entra pronto a poner las pancartas y así quedarán mejor seguro”, comenta este voluntario, que se las vio tiesas para desplegar la pancarta que se le asignó. Sonia Ruano y su hijo Paul Christian también quisieron poner la nota familiar en la segunda jornada, y además repitieron ante el Atlético de Madrid. En el derbi debutaron Eva y su chico Juanfran, que combatieron los nervios de la ‘primera vez’ ensayando en el metro posibles interacciones con un firmante potencial, ante las miradas extrañadas de los viajeros.

“El comienzo de la recogida fue duro, sin duda, los primeros 20 minutos creo que sólo conseguí tres firmas. La cosa fue mejorando cuando una familia de socios vino hasta mí a firmar sin yo haberles dicho nada y a preguntar cómo iba la jornada. Es bueno saber que nos conocen. Tengo dos anécdotas: una de un socio que estaba indeciso sobre si firmar o no, y cuando vi que subió el brazo con el Marca en la mano pensé ‘menuda me va a soltar’, pero para mi asombro cogió el boli y firmó. La segunda es de un socio de Sevilla a quien, al explicarle la causa, firmó sin dudarlo, agradeciéndome lo que hacemos y diciéndome que él en Sevilla tiene que estar constantemente aguantando un bombardeo antimadridista”.

Uno de los resultados más conmovedores de esta campaña es, quizás, la gran relación que ha surgido entre los voluntarios, que han compartido momentos muy especiales juntos a lo largo de estos días. Es el caso de aquellos que no entraban al Bernabéu después de la recogida y se reunían en un mismo lugar para ver el partido. Puede decirse que ‘La Cama’, sede social de Primavera Blanca, es desde ya un punto fijo de reunión, en día de partido, de muchos de nuestros voluntarios. Algunos de ellos pueden incluso llamarse amigos. Como Iván del Monte, un voluntario que se desplazó desde Cáceres para colaborar y acabó como “compañero inseparable” de Antonio Hernández de Diego, otro de los nuestros.

Al igual que Iván, son muchos los simpatizantes con nuestra iniciativa que residen fuera de Madrid, y la mayoría de ellos no han podido ayudar in situ. Pero no han sido pocos los que nos han mostrado su interés para ayudar de otras formas. Ellos también engloban las voces de nuestros voluntarios: Donde vivo yo tenemos una peña madridista y quisiera, si es posible, que me mandasen algunos de los panfletos que se están entregando en el Bernabéu para entregarlos en la peña y así poder conseguir más apoyo”.

Los socios: las voces esenciales

“Estos de Primavera Blanca están por todas partes”, “se lo están currando con el tema de la prensa”. Las voces más importantes, y también las más heterogéneas. De todos los socios indagados, tanto de los que firmaron como de los que no, se ha aprendido mucho a lo largo de esta campaña, y todos ellos sin excepción componen nuestro cuarto saco. Llama la atención la gran diferencia de opiniones y actitudes, traducidas en disparidad de resultados en la recogida global, entre el Fondo Norte y el Fondo Sur del Santiago Bernabéu: En el Fondo Sur se conseguían muchas más firmas porque se reúnen muchos socios y la mayoría son favorables a firmar”, cuenta uno de los voluntarios.

“En la esquina del Bernabéu, el trajín de personas era grande. Otro compañero del grupo estuvo en la acera opuesta de Concha Espina, en la zona del Rodilla. Me comentó que hay menos ajetreo, pues el ambiente es más de cerveza y hacer una previa con los amigos, y por tanto, es más fácil abordar a los socios. Tenía mucho éxito la pregunta ‘¿Cómo le parece que la prensa trata al Real Madrid?’, sobre todo porque la pregunta de si se es socio o no, hecha por un desconocido, genera algo de desconfianza”.

Entre los socios que apoyaron con su rúbrica nuestra iniciativa destacan los que conocían, y no fueron pocos, Primavera Blanca. Muchos madridistas buscaban por los alrededores del estadio a nuestros responsables para contribuir: “¡Por fin os encontramos, mi hermano y yo firmamos!”. Estos dos hermanos (@michelrodrigom y @minas133), que colaboraron con nosotros el tercer día de recogidas, nos pidieron incluso hojas de firmas para repartir en su entorno. Pero no fueron los únicos socios firmantes que se convirtieron en voluntarios: He sacado una hoja de vuestra página web y estoy recogiendo firmas de conocidos que son socios del Real Madrid; cuando tenga alguna más que me falta os la enviaré. Quisiera que, por favor, me informéis si se pueden recoger firmas dentro del estadio”.

Y es que fueron muchos los que se mostraban tan acordes con nuestro ideario que pedían a nuestros voluntarios y organizadores hojas de firmas y folletos para repartirlos en los autobuses de sus peñas, dentro del Bernabéu o en los bares cercanos al estadio. Especialmente significativo es el caso de los muchos socios de Cataluña que buscaban a miembros de Primavera Blanca para contribuir: “Hemos dado la vuelta al campo buscando a gente de PB. Tenemos que seguir luchando por el Madrid, nosotros lo haremos desde territorio hostil”, contaron a un voluntario un grupo de madridistas catalanes. Muchas de las rúbricas nos llegaron por correo postal, de socios del Club que, estando fuera de Madrid, quisieron apoyar nuestra campaña mandando sus firmas y las de su entorno. Sus cartas nos subieron la moral a los que estábamos aquí. Muchos son socios y no abonados. Tomamos nota de esto.

afoto 4

No podemos olvidarnos del nutrido grupo de madridistas que nos manifestaban su decepción por no poder firmar nuestra petición, al no ser socios del Real Madrid: “¡A ver si en la próxima campaña los carnés madridistas pueden firmar!”. Son palabras de un grupo de jóvenes que, en el Trofeo Santiago Bernabéu, nos animaron a emprender acciones que pudieran contar con la participación de los carnés madridistas.

Las otras voces, las de quienes no quisieron sumarse a nuestra campaña, también tienen sus matices. Por un lado, encontramos aquellos que se sentían identificados con nuestra iniciativa, pero preferían mantenerse al margen: “Mira, bonita, estoy de acuerdo en todo, la prensa es lo peor que le puede pasar al Madrid, pero no me meto en esos fregaos”, dijo un socio el día del Getafe. Tampoco faltaron los “¡pero si As es madridista!” y los “da igual que hablen mal, el caso es que hablen, eso vende”. En general, muchos de nuestros voluntarios concuerdan en que, entre los más reacios a prestar su firma, existía la tendencia a pensar que nos habían “comido la cabeza”, o que no les interesaba ir en contra de Marca y As porque “compran sus productos”.

“En la primera recogida de firmas de mi vida estuve en la puerta 0, lugar complicado, acceso de mucho invitado y extranjero. Pude darme cuenta de lo variopintos que somos los socios, hablaron y contestaron bien, aunque no todos firmaron. Educación ante todo. ‘Buenos días, es Vd. Socio? Tiene 30 segundos?’ Breve explicación enseñando el folleto y firma del socio que está de acuerdo y no tiene la menor duda; el indeciso que tiene miedo o duda de poner su firma en un papel y contesta que después del partido; muchísimos que no pueden pararse porque han quedado con alguien y van justos de tiempo; el que se niega a firmar; y el más sorprendente de todos: el que me dijo que no firmaba porque “colecciona las promociones”. En aquel momento sí pensé que lo que estaba haciendo era muy difícil. Saqué un cigarrillo y me tomé el tiempo que tardé en consumirlo para volver a la realidad de por qué y para qué estoy aquí”.

Seguro que, pese a las dudas iniciales, esta voluntaria de Primavera Blanca terminó recordando a la perfección por qué y para qué estaba allí: ni más ni menos que para defender los intereses del Real Madrid. Esta acción, cuyos efectos están arrojando esbozos esperanzadores de cambios con remarcable premura, es sólo la primera de muchas. Nuestra asociación no deja de recibir nuevas solicitudes de inscripción, nuevos apoyos y, sobre todo, no deja de recibir la ilusión y el compromiso de muchas voces dispuestas a gritar bien alto por el bien del Real Madrid.

Desde Primavera Blanca, seguiremos escuchando y acogiendo a todas esas voces, silenciadas durante ya demasiado tiempo; seguiremos proponiendo acciones destinadas a ayudar a este club, como algunas de las expresadas en nuestro Comunicado nro. 16. Seguiremos, en definitiva, luchando por “el Orgullo y la Independencia del Real Madrid”; nuestra razón de ser.
.

COMUNICADO Nº 16 de 08.10.2013. OTRO BERNABÉU ES POSIBLE

P1090611 (640x480)

3.433 FIRMAS DE SOCIOS DEL REAL MADRID, C.F.

La entrega al Club de 3.433 firmas de socios del Real Madrid, C.F. el día 4 de octubre ha culminado la campaña desarrollada por Primavera Blanca, bajo el eslogan “Las manos de la prensa, fuera del Madrid”, a favor de que la Junta Directiva ponga fin a la cesión de productos licenciados por el Club. Nuestra actuación no ha sido más que la aplicación de la posición[1] que adoptó la Asociación en su Comunicado nº 1 de 15 de diciembre de 2012.

El club ha manifestado a nuestros representantes que no ha renovado ninguno de los Convenios de colaboración comercial con los dos diarios deportivos impresos que se editan en Madrid, y que mientras sigan siendo medios hostiles, el Real Madrid no les volverá a facilitar productos licenciados. Sin duda son excelentes noticias.

La acción ha demostrado la importancia de unir el afán personal de cada uno en un objetivo de todos; ajena a la incomprensión de algunos madridistas y contra los infundios de parte de la prensa deportiva madrileña. Una vez fracasado su desesperado esfuerzo para ignorarla -gracias entre otras cosas a la cooperación de otros madridistas, como el cántico lanzado en el Estadio por UltrasSur-, esa prensa se dedicó a difundir insidias sobre su financiación y organización, lo que no puede sorprendernos dado su deleznable nivel ético.

Desmintiendo esas maliciosas insinuaciones, hemos financiado íntegramente la acción con los recursos de nuestros socios: 184 donaciones voluntarias de 5 a 200 euros, que nos han permitido reunir 5.180 euros. Y la hemos ejecutado con el trabajo voluntario de poco más de 70 socios. ¡Ojalá hubieran sido 300 donantes y 140 voluntarios! Confiamos en que, a la vista del resultado, la próxima vez lo serán.

OTRO BERNABÉU ES POSIBLE

El trabajo de los voluntarios nos ha enseñado muchas cosas. Entre ellas, que existen dos estadios Santiago Bernabéu. Uno, comprometido con el Club, con el equipo, implicado con su suerte y su destino. Otro, mercantilizado, con actitudes de cliente engreído, que se cree con derecho a que nuestros jugadores le llenen la vitrina de Copas de Europa, sin más implicación por su parte que la de pagar el precio del abono.

Contra lo que parecería a primera vista, el Madrid es tan grande que ambos sectores son reconciliables. Así se ha demostrado en algunas ocasiones señaladas, y así tiene que ser todos los días de fútbol. Ese ambicioso fin es precisamente el próximo que nos marcamos en Primavera Blanca.

Obviamente, es un objetivo a largo plazo, y que no dependerá sólo de nosotros. Su consecución comporta la contribución de muchos sectores, pero particularmente del Club. Primavera Blanca sólo pretende ser un catalizador de ese cambio, verdaderamente estratégico para el Madrid.

Las actuaciones que proponemos cobran mayor importancia precisamente ahora, cuando el nuevo proyecto deportivo no se traduce en buenos resultados deportivos. Es ahora cuando todos juntos – madridistas, jugadores, técnicos, directivos- podemos coadyuvar a que se consolide, o podemos dejarnos llevar por la desmoralización, contribuyendo a su fracaso y a la victoria del enemigo una temporada más.
.
.
Llamamos a todos los estamentos del Club
a implicarse activamente en ese cambio.
.
El Bernabéu tiene que dejar de ser el estadio de España en el que un árbitro anticasero tiene más fácil pitar, para volver a ser ese campo terrible para el enemigo, que fue el legendario Chamartín. Queremos el público del 11-1 al Barcelona, victoria poco recordada en la que nunca se supo si tuvo más responsabilidad el equipo o los madridistas que atiborraban las gradas. O tal vez fuera que los madridistas de las gradas y los jugadores eran, como tiene que ser, piezas del mismo equipo.

El día que hayamos conseguido una afición verdaderamente implicada en los triunfos del equipo, habremos sacado las manos de la prensa fuera del Madrid. Porque en la nefasta influencia de la prensa deportiva sobre los comportamientos de la afición madridista estriba la verdadera razón de su poder.
.
.
Llamamos a nuestros jugadores a exacerbar
el compañerismo y promover la unidad con la afición. 

.

–         A demostrar en sus declaraciones que apoyan a todos los compañeros que jueguen, aun en puesto en el que ellos desearían hacerlo.

–         A prodigar actitudes de respeto al compañero que no tiene un día afortunado, como la que Álvaro Arbeloa tuvo recientemente con Karim Benzema, cuando falló ante el portero una asistencia de gol.

–         A ser generosos en el esfuerzo, como corresponde, y por tanto es exigible, a un jugador del Real Madrid; sin poner como cortapisa de su entrega otros objetivos personales, como mundiales o trofeos de selecciones.

–         A exigir a la afición que se comporte como corresponde a los madridistas, prodigando el respeto y el ánimo para todos los jugadores, en lugar de los reproches y las voces en favor de compañeros que ocupan el banquillo.
.
.
Llamamos al Club a promover
la educación futbolística de la afición.

.

–         Tenemos actualmente una afición deseducada durante decenios por una prensa deportiva que sólo entiende de futuros fichajes, supuestos fichajes y falsos fichajes.

–         Ya basta de actitudes neutrales, y de dejar que las cosas sigan su curso natural. Hay que promover activamente el cambio. El laisez faire lleva a que perviva y se reproduzca esa actitud sadomasoquista en la que parece que se va al campo a ver cómo lo hace mal tu equipo, para poderle pitar.

–         Ya basta de, por cortesía o conmiseración, participar de la adulación que la prensa deportiva dispensa a las inexistentes virtudes de esa afición, promoviendo esos comportamientos viciados.

–         Una afición que es fuente de impaciencia y ansiedad en directivos, técnicos y jugadores no ayuda a hacer grande el equipo ni a que salgan adelante los proyectos.

–         Una afición que se ha convertido en una trituradora de jugadores y entrenadores no puede ser la más entendida del mundo. Está más cerca de lo contrario.

.
.
aplausos
.

 Llamamos al Club a establecer la obligación del equipo de despedirse
del público desde el centro del campo agradeciéndole su presencia y su apoyo.

.

–         Un deber que debe tener la misma jerarquía que el de vestir el uniforme blanco. Ese, y sólo ese, debe ser el momento del reproche de la afición al equipo en su conjunto si hubiere lugar a él. El resto de los reproches, a la hora de la crítica del partido en la Peña o en la tertulia de Internet.
.
.
Llamamos al Club a dotarse de medios de comunicación
propios, modernos y de difusión masiva.

.
–         Que trasladen un mensaje alternativo al de los periódicos y tertulias radiofónicas y televisivas deportivas. No simples datos. La posición del club. Que analicen el fútbol. Que sean críticos con nuestro equipo, pero desde el análisis del fútbol, no desde la propaganda.

–         La finalidad de estos medios del Club no debe ser vender más, sino educar más a la afición. Medios adaptados al mundo de las relaciones 2.0. Preparados para la interactividad, para el “feed back”, y dispuestos a enriquecerse con él.

–         Medios que multipliquen las sinergias entre sí (la web, la TV y las redes sociales), de modo que el mensaje del Club, ese que históricamente transmitió el Boletín de Socios y que en algún momento se perdió, llegue a los madridistas de todos los rincones de la tierra.

–         Real Madrid TV debe comenzar a emitir en abierto (TDT e Internet) ya. Y mientras eso se consigue, las tertulias deben colgarse de la web del Real Madrid.
.
.
Llamamos al Club a encontrar las fórmulas
para dar difusión a las críticas producidas en la Red.

.

–         Debemos enfocar hacia el análisis racional las críticas al equipo. En la Red se producen, todas las semanas, críticas del juego y de la actitud y desempeño de los jugadores. A veces durísimas, pero realizadas por madridistas, no por atléticos y culés camuflados. Críticas que pretenden contribuir a que el equipo mejore, a que gane, no a crear crisis artificiales al servicio de los más disparatados intereses.

–         Frecuentemente alcanzan mucha más calidad de análisis futbolístico, y no digamos literaria, que la mayoría de las que publican los diarios del establishment.

–         La Red es hoy un lugar que sustituye esa función tradicional de las peñas, de reunir y formar la opinión del aficionado más implicado. Y lo hace con mucho mayor alcance y capacidad de discusión para la formación de la opinión. Si el Club potencia esa forma de ejercicio de la necesaria crítica, multiplicando su difusión con toda la potencia de sus medios, estará contribuyendo a que los aficionados vean con más criterio el fútbol sin renunciar a la exigencia.
.
.
Llamamos al Club a establecer
un nuevo sistema de animación en el Estadio
.
.

–         A contemplar en la remodelación del Estadio el establecimiento de distintos núcleos de animación distribuidos a lo largo de la grada baja.

–         A proteger a sus integrantes de las calumnias de los medios de comunicación. Es intolerable que se sigan difundiendo por la prensa mentiras y descalificaciones sobre los aficionados del fondo sur, que han evolucionado claramente desde sus actitudes iniciales y que en los últimos doce años no han sufrido un solo expediente por actitudes violentas -al contrario que al menos tres periodistas deportivos-; y que durante todo ese tiempo han sido los únicos que han conseguido que el Estadio anime al equipo en ocasiones concretas, y se han destacado por hacerlo ellos en todo momento.

–         A que la animación sea coordinada y potenciada. Favoreciendo el precio de las localidades de quienes asuman la función de promoverla.

–         A potenciar, desde la megafonía del Estadio, lemas y cánticos que se conozcan por todo el público y sean fáciles de corear.

–         A cambiar radicalmente la función del speaker y su forma de desempeñarla. Su tono y su discurso. La música de animación.

–         La meta es que cada vez que alguien entra en el Estadio Santiago Bernabéu, se apodere de él la sensación de que ese partido es un desafío final que todos estamos dispuestos a enfrentar, para salir victoriosos. En la Liga de cien puntos no cabe otra actitud.
.
.

ACCIONES QUE PROMOVERÁ PRIMAVERA BLANCA

• FORO “PRIMAVERA BLANCA” para el DEBATE

Primavera Blanca ya se ha dirigido a la Junta Directiva del Club exponiéndole las aspiraciones previamente expresadas. Además tiene la intención de contribuir a promover el cambio de cultura futbolística mediante la creación de su propio foro de debate.

En dicho foro, abierto a la participación de todos los madridistas, serán ponentes junto a un miembro de la Junta directiva de Primavera Blanca, periodistas seleccionados, veteranos y técnicos del Real Madrid. También podrán participar en la ponencia los socios de Primavera Blanca que lo soliciten.

Nuestra intención sería que pueda celebrarse una sesión antes de todos los partidos del Madrid en casa. Pero la ausencia de la necesaria anticipación en la programación de la mejor Liga del Mundo hace imposible preparar las actividades del foro con la antelación debida. Una consecuencia más de la completa falta de respeto al aficionado por parte de la LFP, que nos sacrifica a la vana pretensión del mayor beneficio de las televisiones.

En consecuencia, las sesiones del foro se celebrarán antes de los partidos en casa de la Uefa Champions League, estando prevista la primera sesión, de la que pronto daremos más detalles, para el partido frente a la Juventus, el próximo día 23 de octubre.

Además, Primavera Blanca trabaja en la actualidad en la organización, programación y búsqueda de patrocinadores para las siguientes iniciativas:

• CONCURSO LITERARIO de RELATOS CORTOS de temática relacionada con el Real Madrid.

• CONCURSO de COMIC de temática relacionada con el Real Madrid.

• DISTRIBUCIÓN de FOLLETOS en el Santiago Bernabéu para difundir entre los madridistas los PODCAST y BLOGS que tienen accesibles en INTERNET.

 


[1]PRIMAVERA BLANCA se posiciona a favor de que, con estricto y escrupuloso respeto a la libertad de información, desde el Club se niegue el trato amistoso a medios de comunicación hostiles. La pérdida del trato amistoso por parte del Real Madrid debe incluir la del uso del patrimonio de los socios, del que forma parte la marca Real Madrid, como instrumento comercial por esos medios hostiles. Por ser más concretos, nos referimos a los distintos productos promocionales que ofrecen habitualmente los diarios deportivos.” (Comunicado nº 1 de 15.12.2012)

Primavera Blanca entrega al Real Madrid CF 3.433 firmas de socios en contra de Marca y As

  • La Junta Directiva de la asociación oficializa con el responsable de Área Social del club blanco la culminación de la iniciativa en contra de las promociones con los medios.
  • Primavera Blanca mantiene una fructífera reunión con el Real Madrid para abordar los principales focos de atención de la asociación.

3433

Madrid. -04/10/13.- La Asociación Primavera Blanca ha entregado oficialmente al Real Madrid C.F las 3.433 firmas de socios madridistas, recopiladas a lo largo de la campaña de recogida de firmas, en contra de los acuerdos comerciales con los diarios deportivos Marca y As. Los resultados de la iniciativa se han facilitado al responsable de Área Social del Real Madrid, José Luis Sánchez, en el Estadio Santiago Bernabéu.

Antes de la entrega de las firmas ha tenido lugar una reunión con el club en la cual se han abordado algunas de las principales preocupaciones de Primavera Blanca, cita en la que han participado un total de ocho miembros de la Junta Directiva de la asociación: Ana González -responsable de marketing-, Manuel Matamoros -encargado de las relaciones institucionales-, Ángel Gil -secretario de la Junta-, Francis García -relaciones con los socios-, María Rodríguez -área de comunicación-, Agustín Prieto -responsable de logística-, Guillermo González -relaciones con las peñas- y Mario Gómez -encargado de la web-.

reunionEn la reunión se han planteado las principales preocupaciones de la asociación, encontrando un alto grado de coincidencia por parte de la entidad de Concha Espina. Así, se ha ahondado en la necesidad de conservar la independencia del Real Madrid con respecto a la prensa y otras injerencias externas; en potenciar los diferentes medios de comunicación propios del club y las sinergias entre los mismos para que los mensajes del club lleguen a todos los madridistas; en el respaldo a la inmediata emisión en abierto de Real Madrid TV; en la implicación de todos los estamentos del Club -particularmente de los jugadores- para motivar un cambio de actitud del público del Estadio; en la necesidad del apoyo unánime de la afición a jugadores y entrenador; y en la posibilidad de apertura del cupo de socios del Real Madrid a medio plazo.

Primavera Blanca celebra la decisión del club de poner fin a las promociones de Marca y As, medida que la asociación estima prioritaria desde su fundación. Asimismo, el Real Madrid CF comparte con Primavera Blanca su preocupación por la falta de dinamismo en determinados sectores del Bernabéu, y ha comunicado que ya se encuentra trabajando en dicho asunto. Uno de los aspectos que el club de Chamartín ha establecido como primordial ha sido la unión de todo el madridismo, manifestado en el apoyo de la afición tanto a sus jugadores como al cuerpo técnico.

En cuanto a los medios de comunicación del club, el Real Madrid se ha comprometido a dinamizar la actividad tanto en su página web oficial como en las redes sociales. Además, tal y como anunció el presidente en la Asamblea de Compromisarios, el club de Concha Espina se encuentra en la búsqueda de fórmulas para abrir su canal de televisión –RealMadrid TV- a todos los madridistas, tanto en TDT como en Internet.

Primavera Blanca seguirá trabajando por el “orgullo y la independencia del Real Madrid” y planteará a sus socios nuevos retos en consonancia con su ideario.

Primavera Blanca se hace oir en la Asamblea de socios

  • Manuel Matamoros y Mario Gómez, en representación de la asociación, intervienen para denunciar el trato mediático al Real Madrid e instar al club, a petición de sus socios, a romper los acuerdos promocionales con Marca y As.
  • Las peticiones y las demandas de Primavera Blanca tienen una gran acogida entre gran parte de los socios presentes en la Asamblea.
  • Florentino Pérez reconoce y agradece la labor de Primavera Blanca y la intervención de Manuel Matamoros en defensa del Real Madrid.

Sin título

La Asamblea de socios representantes del Real Madrid que ha tenido lugar hoy, 22 de septiembre de 2013, ha contado con las destacadas intervenciones de Manuel Matamoros y Mario Gómez, socios del Real Madrid y miembros de la Junta Directiva de Primavera Blanca. Especialmente exitoso ha sido el discurso de Matamoros que, además de alabar la gestión económica de la Junta del club blanco, ha solicitado al Real Madrid romper definitivamente la relación comercial que le une a los dos principales medios de comunicación deportivos: Marca y As.

En su intervención, el responsable de las relaciones institucionales de Primavera Blanca ha puesto sobre la mesa la necesidad de que sean los propios socios del Real Madrid los que promuevan el fin de las promociones en dichos medios, toda vez que el maltrato mediático que sufre la entidad de Concha Espina ha alcanzado límites intolerables. En la misma línea se ha pronunciado Mario Gómez, que ha querido recordar algunas de las mentiras y ataques de los medios más significativos de los últimos tiempos.

La respuesta de los socios allí presentes ante ambas intervenciones ha sido más que positiva, muestra de que la disconformidad con respecto al quehacer mediático es generalizada y va in crescendo. También ha calado el mensaje de Primavera Blanca en el propio Presidente del Real Madrid, que ha tenido palabras de reconocimiento para la labor de la asociación, así como palabras de felicitación para el brillante discurso de Matamoros. Florentino Pérez no ha perdido ocasión de alinearse a algunas de las críticas hacia los medios, especialmente hacia As, y ha insistido en que “en el Real Madrid solo van a mandar los socios; hay gente con micro o pluma que cree que puede influir”. El máximo mandatario blanco se ha mostrado muy crítico con aquellos medios que van en su contra porque quieren “poner a alguien que sea de sus intereses” y que, para ello, emplean la mentira.

Primavera Blanca seguirá defendiendo su discurso a lo largo de esta tarde, esta vez en el propio Bernabéu y en forma de acción. Los asociados y voluntarios estarán, a partir de las 17.30 horas, en los aledaños del estadio para proseguir con la recogida de firmas entre los socios del Real Madrid para lograr el gran objetivo que se ha expuesto en la Asamblea: romper con los acuerdos comerciales con Marca y As.

SOSTÉN CON TU DONACIÓN EL ESFUERZO DE LOS VOLUNTARIOS *** ¡Las manos de la prensa, fuera del Madrid!

Viñeta PB2

 FONDOS RECAUDADOS HASTA EL MOMENTO: 4.733 €.

ent1_b

Con los socios del Real Madrid. Primera recogida de firmas. 22.08.2013

pancarta pegatinas(22 de agosto de 2013, Trofeo Santiago Bernabéu)

Por @DiosaMaracana

 

Muchos se han interesado acerca de la acción que llevó a cabo Primavera Blanca en el Santiago Bernabéu el pasado jueves, 22 de agosto (recogida de firmas de socios del Real Madrid). Tengo el gusto de relatarles brevemente cómo transcurrió todo.

 

Vísperas

¿Cómo pegamos los carteles?

─ Con silicona. Los pegamos con silicona, que para eso la hemos traído nosotros.

─ ¡Hala, animal! Tú que quieres, ¿que nos prohíban la entrada al campo hasta que limpiemos todas las columnas?

─ Pues la cinta esa de embalar que traéis vosotros es una porquería. En cuanto le dé el sol, se despega. ¿No ves que las columnas tienen tratamiento de ése antipintadas que no deja que se adhieran?

Porque tú lo digas. Además es transparente, para que se pueda ver el cartel completo. Y mírate los carteles del Campus del Madrid que hay por ahí, llevan todo el verano y no se han caído.

─ Porque la cinta es de otra clase, que pareces el Messi!

Afortunadamente, nuestros chicos tenían un tercer sistema que funcionaba de maravilla, no dejaba señales en la pared después de retirarse y sujetaba a la perfección el cartel.

Lo siguiente fue repartirse en los grupos. De a dos. Mientras uno preparaba los carteles para ser pegados, el otro, con una escalera portátil, se iba a pegarlos a una altura en la que no pudieran ser arrancados por coleccionistas, gamberros o becarios.

Los grupos estaban coordinados de dos en dos. Uno preparaba carteles para pegar sobre el reverso (Asóciate) y otro lo hacía por el anverso (este es tu escudo) que se iban alternando en su posición.

Así fuimos dejando engalanada la parte que a cada uno correspondía en el exterior del Estadio.

Esa noche, todos nos fuimos a dormir con la incertidumbre de si al día siguiente seguirían los carteles pegados en las paredes del Bernabéu.  ¡Habíamos elegido los mejores lugares! A la mañana siguiente, con la luz del día, podían verse incluso desde La Castellana. Incluida el saludo de bienvenida, que uno de los grupos de carteleros dejó preparado a los reporteros gráficos

acceso prensaBienvenidos chicos de la prensa al Estadio Santiago Bernabéu

 

El día D

¿Pero para qué le vas a quitar los plásticos a los paquetes de folletos? Así va a ser más difícil entregárselos a los voluntarios. Se les caerán…

Es que son muchos paquetes y pesan demasiado.

Pues llevemos los más pequeños, y el resto para las otras fechas…

¡Coge todas las pegatinas!

¿Las dos mil? ¡¡Pero no va a haber tantos socios!!

¡Tú lleva, que ésas no pesan!

¡Y todavía nos falta el chino…!

A las 14.30h habíamos quedado para comer los tres a los que nos tocaba ocuparnos de los últimos detalles y la logística de la acción. @Anamerengona, @chamartin4ever y quien suscribe. Después de los cafés, estuvimos organizando los materiales que entregaríamos a los voluntarios: carpetas, hojas de firmas, bolígrafos, pegatinas, folletos informativos, camisetas. ¡Se nos terminaba la tarde, y aún faltaba comprar las cuerdas de colgar la pancarta y las bandoleras para que los voluntarios pudiesen llevar el material!

El punto de encuentro con los voluntarios fue la cafetería Espasa, a la que poco a poco fueron llegando todos. El magnífico @guillebates se encargó de darnos una charla sobre cómo iba a desarrollarse la acción y cómo dirigirnos a los socios del Real Madrid (principalmente a los voluntarios que no pudieron asistir a la charla del domingo anterior). @Anamerengona y yo nos encargamos de repartir los materiales y distribuir las zonas de recogida de firmas, que fueron, fundamentalmente, las torres de acceso y las puertas de Concha Espina y de la Castellana, sin descartar ningún otro lugar al que, bien por saciar la sed, bien por tomar un respiro, nos dirigiésemos.  Tampoco desaprovechamos la ocasión de recoger firmas en la misma grada del Santiago Bernabéu durante el partido.

 

pancarta dentro

                                   ¡Estamos dentro!

 

La calle es nuestra

En un partido de estas características —y en fechas de vacaciones—, encontrar socios del Real Madrid es más complicado que en un partido oficial.  Muchos habían cedido sus abonos a familiares y amigos, y, aunque nos trasladaron su deseo de firmar, no podían hacerlo. También nos encontramos con socios los cuales eran menores de edad y que, aunque querían hacerlo, tampoco podían firmar.

—Buenas tardes, ¿es usted socio del Real Madrid?

—Sí, claro. ¡Desde hace veinte años!

—Somos de Primavera Blanca y estamos recogiendo firmas para reclamar un Real Madrid independiente de la prensa. ¿Conoce nuestro folleto?

 

Entre los socios con los que contactamos podemos establecer tres grupos: quienes, como siempre ocurre ante lo desconocido, mostraron su desconfianza y cierto rechazo («pero si está bien que hablen del Real Madrid, aunque sea mal»); los que, una vez escuchadas nuestras razones, mostraban interés e intercambiaban opiniones en una más que provechosa conversación («yo nunca compro la prensa deportiva, ¡que les den! »), y quienes estaban en plena sintonía con nuestros argumentos —yendo incluso más allá de nuestras peticiones— y rápidamente nos pedían el bolígrafo para estampar su firma.

 

No buscas; te encuentran

— ¡Por fin os veo! ¡Llevo media tarde buscándoos!

— ¿Nos conoces?

—Sí, claro. Soy de Primavera Blanca y os sigo por Twitter.

 

Ilusionaba comprobar cómo algunos socios, que también lo son de Primavera Blanca, nos habían estado buscando para venir a firmar. Fue, asimismo, gratificante comprobar que los días posteriores a la recogida de firmas se incrementó el número de visitas a nuestra web desde los buscadores y desde Twitter, demostrándonos que la gente desea y necesita información.

Se formaron corros de gente en torno a los voluntarios, se intercambiaron opiniones y tuvimos la sensación de que los socios del Real Madrid dejaron de sentirse meros números y —¡por fin!— se sintieron parte activa del club, independientemente de cuál fuese su opinión sobre nuestros postulados que, todo hay que decirlo, era mayoritariamente favorable.

 

dos hermanos                                    Dos hermanos, dos socios de PB

 

El tercer tiempo

—Ha sido una buena primera toma de contacto, ¿no?

—Yo diría que exitosa.

—Sí, pero esto es solamente el principio. Debemos aprovechar todo lo que hemos aprendido hoy.

—Sí, hemos aprendido que existe una conciencia creciente de que la prensa aprovecha al Real Madrid para sus fines comerciales.

—Y que la gente entiende que ese aprovechamiento se hace de manera destructiva, negativa.

—El Real Madrid vende mucho.

—La próxima vez debemos dedicar más tiempo a la recogida de firmas.

—Y anunciarla más.

—Sí, debemos darle mayor difusión en las redes sociales a estas acciones y a nuestra web.

—Y nos resultaría conveniente contar con más voluntarios para poder cubrir todas las zonas “calientes”.

—Y poder contar con un punto de referencia fijo para la gente que nos busca, y traer más pancartas al estadio. Podemos aumentar nuestra presencia, tener más impacto, ir a más.

—Sería estupendo, pero esto supone unos gastos que, aunque no sean muchos, hay que sufragar.

—Debemos informar sobre la manera de colaborar económicamente con Primavera Blanca.

—Para eso contamos con nuestros socios y simpatizantes, a quienes deberíamos pedirles que nos ayudasen a difundirlo por las redes sociales. ¡Hay mucha gente dispuesta ayudarnos!

 

Podemos estar muy orgullosos de lo logrado. Hemos sido capaces de hacernos notar alrededor de todo el Bernabéu, nos hemos hecho presentes y la gente comienza a conocernos. Aunque ya les di las gracias a todos y cada uno de los voluntarios que hicieron esto posible, les vuelvo a agradecer a todos ellos la ilusión, el esfuerzo y la dedicación que han puesto en NUESTRA campaña, porque es la lucha de todos y cada uno de los que amamos al Real Madrid.

Si eres socio del Real Madrid y no puedes venir al Bernabéu a firmar, puedes descargar la hoja en nuestra página web, firmarla y pedir la firma a todos los socios del club que conozcas y que sean mayores de edad, enviándonosla después por correo postal a: PRIMAVERA BLANCA, C/ Sagasta, 18, 2º izda. 28004 MADRID.

También nos gustaría contar con nuevos apoyos para las próximas acciones de Primavera Blanca (1 y 28 de septiembre, que son los partidos contra el Athletic de Bilbao y Atlético de Madrid, respectivamente). Infórmate en nuestra web y en nuestra cuenta de Twitter, o pídenos información a través del correo electrónico a info@primaverablanca.com.

Como has podido advertir, estas acciones cuestan dinero. Necesitamos empapelar el Santiago Bernabéu con nuestros carteles y darles folletos a todas las personas que asistan al estadio. Por eso te pido tu contribución económica, en la medida de tus posibilidades. ¿Cómo puedes hacerlo? En nuestra página web usando los enlaces a Paypal o al pago con tarjeta o, si lo prefieres, puedes hacer una transferencia bancaria. En info@primaverablanca.com te daremos toda la información que necesites.

Sigue atento a la información que publicaremos en la web y a nuestras cuentas de Twitter para estar al tanto de las próximas campañas.

Un fuerte abrazo. ¡Hala, Madrid!

pancarta

 

Mirando hacia atrás con ira

pancarta

 

por Ángel del Riego.

 

Existe un buen aficionado del Madrid, existe un buen ciudadano, existe un buen español, existe también, y lo han visto, un hombre que ama y respeta a su mujer y cuida de sus hijos. Existen las normas de buena conducta y existen los editoriales de Relaño y la Santa Madre Iglesia; y algo más arriba, Santiago Segurola que vela por todos nosotros.

España es una forma de comportarse en la mesa, con los demás -siempre con los demás-, de trabajar sin trabajar y de mirar de reojo, una forma de fingir y de mentir para ser aceptados, una forma de dar patadas a un balón, y una tarde larga y somnolienta en el bar, sólo o con la familia, con la excusa del café o el coñac a palo seco, y con el as o el marca abiertos por la mitad y con las letras desvaídas de la avaricia con la que el parroquiano los lee.

Algo que nadie reconoce. Leer hasta las últimas consecuencias la prensa deportiva. Algo que saben muy bien los que la escriben. Seguramente, lo único que saben. Que influyen en lo público, lo de todos, el Real Madrid.

Ese es el cuarto poder, y contra eso luchó -y perdió- José Mourinho. Pero despertó al enorme animal dormido. Hizo consciente al madridista de lo que significa ser hincha del Real Madrid. No de la roja o la rojita, ni del fondo de pensiones para exjugadores que lo dieron todo. Del Real Madrid. Un club grande y letal con una historia ganadora y por tanto despiadada. Un club que sólo tiene sentido si lucha por ser el primero entre los mejores. Y eso sólo es posible si el propio destino del Madrid se maneja desde dentro del Bernabéu. Esa fue la lucha de José Mourinho. Y esa es la lucha diaria del Real. A veces, contra sí mismo.

El presente artículo tiene una finalidad concreta, la de explicar los motivos de la campaña que Primavera Blanca inició en junio pasado y que tendrá su primera gran movilización el próximo 22 de agosto a las puertas del Santiago Bernabéu. La campaña consiste en la recogida de firmas para instigar al club a que no deje vender merchandising con la etiqueta del Real Madrid al marca y al as.

El marca y el as son periódicos grandes hechos para niños pequeños. Sus portadas te saltan a la cara llenas de colores psicodélicos con caracteres gigantescos por los que gotean todos los tópicos del fútbol. No buscan ningún tipo de verdad, ni siquiera cautiva, como la prensa *seria* (de la que no forman parte, aunque aplican sus armas). Buscan una complicidad escatológica y chabacana en la que la ley es el titular. Casi nunca hay algo detrás; explicaciones vagas, noticias -rumores- sin contrastar y estadísticas de colorines que demuestran que si chutas mucho quizás marques más goles todavía. Esta prensa se dirige a la parte más acrítica del madridismo, y al resto de las Españas que odia al Madrid: el antimadridismo, con especial atención a la gente maravillosa del atleti. Y conocen bien el inconsciente de esta fauna (el 75% del zoológico futbolero) hecho de retazos de mitología infantil, deseo siempre de ir más allá (sea en fichajes o en maldad), un cierto complejo de culpa, y un orgullo absurdo de ser de un club que es el de todos y por tanto cualquiera puede revolcarse sobre su vientre manchándolo todo de mierda. Ese apartado tan curioso de una parte -la más blanda: aquellos pseudomadridistas que Mou caricaturizó- del madridismo; lo niega como hinchada, ya que el hincha es por definición fanático de su club e irracional en su defensa. Y sin embargo, al madridismo se le pide desde posiciones presuntamente madridistas (“madridistas camuflados”) que nunca se vuelva ante los insultos, que sea gallardo en la derrota y humilde en la victoria, que sea puta y que ponga la cama. Que sus hinchas sean racionales y dialogantes y den de comer al hambriento y de beber al sediento. Quieren un club maniatado para poder manejar la relación del club con su hinchada como primer paso para imponer sus propios peones (el raulismo aupó a Calderón, no olvidemos). Ciertamente la utilización que hace Florentino de la palabra Señorío (ambigua y de un regusto decimonónico) es utilizada contra el Real Madrid para exigirle esta sumisión a todo tipo de poderes fácticos y peripatéticos. Incluso la prensa barcelonista y el mismo Guardiola con su ya famoso dejar caer -toda una categoría estética barcelonesa-, apelaba a valores ancestrales del Madrid para evitar que sus muchachos perdieran los duelos físicos contra los hombretones de Mou. No solo a valores éticos apelaban, sino a una forma de jugar. Un día era Xavi quien la proponía- el Madrid debe jugar al ataque porque yo crecí viendo eso; el césped del Bernabéu debe estar como yo lo diga; Pepe no es jugador para el Madrid-; y al día siguiente era Pep quien la negaba: “el Madrid siempre ha sido un equipo que juega al contrataque”. Todas estas declaraciones, debidamente amplificadas por la prensa madrileña (lo que no pasa por Madrid, no existe), que entiende que cualquier hombre que ande el camino y sea de Dios, tiene derecho a decirle al Madrid lo que debe hacer, cómo debe jugar, cuáles deben ser sus valores y qué 11 titular debe alinear el pelele de turno.

Eso ha sido muchas veces el Madrid. Un club al que su mensaje se lo hacen los de la acera de enfrente, y su 11 titular debe ser el que digan los internautas (sólo en el caso de que coincida con el que quiere la redacción del periódico deportivo correspondiente).

Y no hablamos de un club cualquiera sino del Real Madrid, que en el momento en que su mitología se hizo carne, provocaba pavor al navegar por Europa. Y por eso Mourinho era necesario, -afilando nuestro discurso, trazando una raya entre nosotros y el resto del mundo-, para devolver el orgullo y la altanería al madridismo. Un club que nunca fue humilde, modesto, recatado, blandengue o piadoso. En todo caso, miraba de frente la victoria y la derrota. Y era cortés con el resto del mundo del fútbol, sabiendo que había conseguido una estatura tal que a todos miraba desde arriba del caballo. Señoreaba su territorio. A veces caballeroso, a veces displicente ante los insultos, pocas veces se volvía a encarar a los perros que ladran con el culo pegado a la puerta. No hacía falta. El territorio era suyo. Pero desde Cruyff que igualó -ideológicamente- a los contendientes, y desde que el Estado de las Autonomías le dio una pátina política al antimadridismo, el Madrid ya no es el dueño de su territorio. Es un aristócrata en harapos que debe remar contra la hostilidad general. No controla la administración y el pueblo está mesmerizado por el enemigo. En ese contexto, ya no es posible más que la victoria, y como en los tiempos antiguos: la venganza. El señorío es una piel muerta. Un peso que Mourinho alivió al club, aunque nadie se lo va a reconocer.

Las armas de la prensa deportiva son variadas y pintorescas. El tono general es el de la prensa seria, con muy poco espacio para la ironía, aunque escrito de una forma más directa y simple -a veces directamente infantil- para que a nadie se le escape el meollo del asunto. Las argumentaciones suelen ser facilonas y demagógicas y en muchas ocasiones el cuerpo del artículo niega completamente los titulares (donde más se busca la manipulación deliberada). No hay problema: el redactor correspondiente se escudará en motivos morales (yo quería demostrar tal cosa), o en la volubilidad del fútbol que tan pronto es así, te pongas como te pongas, como es asá y no hay leyes escritas de antemano. El artículo de la prensa deportiva busca antes que informar, provocar discusión, y así se deja siempre un fleco suelto a la noticia, o se lanzan puyas contra alguien *mal visto*. Suelen ser vehementes y con débiles razonamientos expuestos en tono engolado y un tanto dramático. No parece importar el contradecirse de un día para otro porque la verdad no interesa. El fin último parece ser el bien del fútbol español y su principal escudero el Real Madrid, y con un fin moral de esa índole, el relato tiene que ser únicamente verosímil, coherente dentro de su mentira o media verdad. Y eso se cumple.

El nivel intelectual de esta prensa es el de la prensa del corazón. De hecho su maquetación es muy similar. El problema es la seriedad con que se toma a sí mismo y la seriedad del tema a tratar: las cuitas y melodramas alrededor del Santiago Bernabéu. Ya que el Madrid es un club señor, su supuesta prensa a sueldo -eso se dice desde las cataluñas y el extranjero- quiere dar la impresión de ser seria y rigurosa y de un altísimo calado moral. Vela por la pureza del fútbol español. De esta forma, ni el marca ni el as tienen sentido de la ironía, ni tampoco sentido del ridículo. Son prensa sensacionalista que se toma a sí mismo como meticulosa seriedad. Sus informaciones rigurosas, son rigurosos melodramas; sus expertos parten del tópico y el prejuicio, y sus columnistas o caen en lo grotesco -quizás lo único veraz de estos periódicos: la charla del bar- o en la moralina nacionalcatólica. La de los buenos chicos civilizados, mudos y obedientes.

Una cosa sí se puede decir del as y el marca y es que son periódicos divertidos. Entretienen. Sus titulares absurdos y la promesa de alguna revelación, llaman desde la barra, te engañan, y caes en la tentación. Y en las largas noches de invierno, con los lobos aullando de fondo, y un venenoso aguardiente de yerbas, la lectura de la prensa deportiva hace caer en un profundo sopor; ideal para sobrellevar los paréntesis de selecciones.

La prensa deportiva hace gala de su falta de intelectualidad. Es una prensa para el pueblo y por el pueblo. De pueblo, incluso. El inefable Roncero es máximo exponente. Popular y populachero es el único hincha madridista admitido en el espacio público. Un hincha coiné, pata negra madridista por lo menos desde que abjuró del atleti. Español que españolea, defensor de lo patrio hasta el ridículo, ataca al barsa con las mismas razones que el hombre de la calle. Desde luego, su mayor mérito. Lo demás: un ex del atleti con la falta de clase habitual en ese club, y que no se apea del discurso oficialista: jugadores nacionales que jueguen en la selección y que son intocables por la gracia de Dios y sus apoyos en la prensa.

El editorialista del as, Alfredo Relaño ocupa una posición diferente a la de Roncero. Es a la vez inteligencia y verdad antigua del club. Lo castizo y el pensamiento estructurado. Esa es su imagen y su peso en el fútbol español. La realidad es que sus editoriales urden una manipulación -fina o burda- constante dirigida a poner de rodillas al club ante la prensa, ante su periódico, acostumbrado a hacerse con la narración del Madrid y a manejar todo el tinglado simbólico (aka mitología) que hay alrededor del club de Concha Espina. Las formas de manipulación son muy variadas. Está aquella que es la exigencia máxima convertida en listón al que nunca llegará el club (charla de la novena). Está la utilización de la mitología a favor de las tesis que convenga demostrar. Hoy sacamos a la quinta de Pirri para dar la brasa con la españolidad recalcitrante. Mañana es la cantera, donde algún representante amigo (el bueno de Ginés) tiene nuevos raúles a porrillo. Los días pares sacamos a pasear la moral de la que el Madrid hace tiempo se apartó. Los impares es tiempo de hacer recuento de títulos o de goles o de cualquier estadística que demuestre lo que queramos demostrar. Y los fines de semana toca darle el toque a ese jugador –Arbeloa últimamente- que habla demasiado claro y hace que nuestro negocio basado en la omertá se tambalee. Todas estas son formas de la prensa para cohibir al club, pero en Relaño toman carne de una forma abigarrada y estilosa. Relaño es la moral dentro del club. Es el editorial prisaico insoslayable, algo matón, con retranca y el apunte castizo. Pero no existiría Relaño si no existieran madridistas para los que todo va siempre a peor y que con cierto snobismo dicen saber cuáles son los males que nos aquejan; que confunden el club con un ministerio público y que quieren a la vez seriedad y sainete diario con momento cumbre. Chicos con flequillo que no tengan opinión, y drama alrededor del equipo reformulado por la prensa. Así sobrevive Relaño y su periódico. Gracias al cazurrismo de un sector del madridismo. Ese que intentó despertar Mourinho y de ahí su apaleamiento masivo una vez que fracasó en la conquista de Europa.

Si Relaño es la moral desde dentro, Santiago Segurola, príncipe que planea sobre lo chabacano y lo vulgar, es la moral desde fuera. Es la apariencia de objetividad y la certeza de una verdad más allá del rectángulo de juego. Santiago Segurola es el relator oficial del Madrid y de esa forma se desenvuelve. Escribe en las páginas del marca la crónica de cada partido del Real. Crónica que es tomada por muchos como la verdad absoluta sobre lo acontecido. Segurola escribe húmedo y atractivo para el hombre de clase media-alta al que le gusta el fútbol pero no quiere que le confundan con la masa de desharrapados. El cliente desea sentirse rehabilitado por su pasión futbolera y Segurola le ofrece esa opción por un módico precio. Trasciende siempre a través de la moral. Separa las aguas. A un lado los buenos: fútbol de salón, Pep, Valdano, Bielsa y ahijados. En el otro lado donde viven los monstruos. Seres impíos que conspiran contra la paz y la belleza y se convierten en intolerables cuando acampan en el Madrid: Capello y Mourinho, Clemente. Sádicos, cobardes y con una vena totalitaria. Segurola nunca ceja ni da un paso atrás. Es capaz de defender una posición y la contraria con el catecismo en la mano. Cuando Marcelo cogió el brazalete de capitán con el primer Mourinho, Segurola dijo: charlotada. Cuando Marcelo pasó a la reserva por el ímpetu de Coentrao Segurola lo bendijo como el mejor lateral del mundo, formado en el Madrid y con galones suficientes para dar un golpe en la mesa. Si Mou subía a un canterano, Segurola decía pirotecnia y nanay; si Essien jugaba los minutos de la basura, Santi clamaba por los minutos de la cantera. Segurola repitió siempre que pudo que el Madrid tenía la mejor plantilla de su milenaria historia y Mou la desaprovechaba. Segurola culpó a Mourinho de hacer una plantilla descompensada y con demasiados pesos muertos, de fichajes caros y en general -¡oh, cielos!- defensivos. Segurola veía un complot contra Del Bosque y otro contra Bielsa. A Valdano se lo cargó la mafia tardofranquista. Segurola se ríe a carcajadas cuando alguien hablaba de una campaña contra Mourinho, sin duda el entrenador de la historia con más apoyos en prensa. Segurola siempre se quejó de los palos en las ruedas que los sucesivos gobiernos le pusieron a Higuaín. Segurola consideró inadmisible que un delantero de la calidad de Benzema estuviera en el banquillo en los partidos más importantes de la temporada. Acto seguido, Segurola sentenció que Benzema era el favorito del presidente y por eso jugaba en ocasiones más que Higuaín, aunque Higuaín era más del gusto del Mourinho ya que Benze no tenía ni una gota de demagogia.

Una docena de expertos en cabalística siguen estudiando las palabras de Segurola y su relación con la realidad. Segurola escribió un artículo acusando a las élites tardofranquistas de Madrid el extravío de los 15000 bilbaínos que nunca llegaron a la final del Bernabéu que no fue. Repitió 3 meses ese artículo explayándose ante las élites extranjeras, ahítas de oír que en el Madrid anida el mal. Repitió ese artículo y sus argumentaciones de español periférico para no hacer caso del juego estruendoso del Madrid de Mourinho 2012. Acto seguido, Segurola dijo que el Madrid era el equipo del pueblo y que Florentino estaba traicionando esa idea. Segurola sólo apoya al Madrid si el Madrid cumple todos los requisitos que él dispone sobre la mesa. Eso se llama manipulación y no lo oculta. El Madrid debe jugar al ataque sin corsés tácticos. Debe tener un técnico al que gusten de partirle la cara y no diga ni mú (ya que Segurola sabe del origen culpable del Madrid). El club debe tener un lugar en el organigrama donde more Valdano. El Madrid debe expulsar a los ultrasur y en general cualquier manifestación de odio étnico, incluidos los gritos contra el barsa. Curiosamente la cantera y los españoles deben tener sitio preferente en el 11 titular. Segurola le pide la virginidad al Madrid y aplaude el fragor de la batalla en el contrario. Segurola se preocupa hondamente por el futuro del fútbol español en el que aumenta la crispación, y la crispación es culpa del Madrid por contestar a la provocación. Segurola dice amar lo pequeño, pero sólo se ocupa de lo grande, del mito, de la historia de alta gama, del Madrid. Segurola quiere una estatua ecuestre a la entrada del Bernabéu por los servicios prestados, es un personaje ya cosificado, con lectores que lo leen en trance místico. Segurola cuando habla de la historia del fútbol nos enseña la magia. Si es del Madrid, nos desvela la tramoya que siempre es oscura. Segurola ha luchado por la dignificación del periodismo deportivo, y según Roberto Gómez, ha ganado la batalla.

Del subtexto del fútbol español, lo más obvio y a la vez menos enunciado es la filiación antimadridista de la gran mayoría de los periodistas que siguen al Madrid. Es la carta de Poe sobre la mesa y la llave para entender muchas situaciones. Son antimadridistas porque son del atleti, y ser del atleti no da dinero ni muchas alegrías. Pero sí da un gran conocimiento del subconsciente madridista desde fuera; así fácilmente manipulable. Ni siquiera hay una forma de actuar concreta. Estos periodistas (Maroto, por ejemplo), no tienen patria ni ley y dominan la picaresca con orgullo bizarro. Tampoco buscan la coherencia. El Madrid es el pim-pam-pum nacional y sacudirle a todas horas por cualquier nimiedad garantiza atención mediática. Sólo se salvan los jugadores Españoles del Madrid, y en algunos casos ni eso. Un ejemplo fue el fabuloso caso Pepe. El central portugués, es sabido que es el malo oficial del madridismo desde la masacre del Getafe. Es un caso de sinergia. Al Madrid le convenía tener un jugador quemado para concentrar las iras del público y los periodistas adoran la violencia gratuita porque les da ocasión de castigarnos con su plúmbea moralina. Pepe era el violento, el culpable, el defensor físico, el malencarado, el que no puede volver a jugar en el Real, la imagen bronca del Madrid de Mou y toda la retahíla. En este año, cuando todo se empezaba desmoronar, Pepe se lesionó y perdió su puesto en el 11. Inmediatamente, comenzó su rehabilitación en los media. Ahora pasaba a ser un lujo tener al mejor central del mundo en el banquillo. Poco antes del fin de la temporada, se las tuvo con Mou -por el asunto de la suplencia de Iker– que le contestó con dureza en RDP. Pepe pasó de héroe a villano en el mouriñismo y de villano a héroe entre los chicos de la prensa. Llega la final de copa y al verde sale Albiol. Falcao se zafa de él una sola vez y deja solo a Costa con Diego López. Gol, prórroga y el Madrid a la lona. La prensa madridista más sinvergüenza y atlética convino en que si el divino Pepe hubiera jugado en vez del torpísimo Albiol, el Madrid hubiera ganado sin muchos problemas. Prefieren los atléticos atacar al Madrid, que degustar su victoria. Prefieren atacar a un jugador de la selección al que muchas veces defendieron atolondradamente, sólo para atacar a Mou. Les da igual quedar en evidencia. El instinto del periodista antimadridista es siempre el ataque bajo y falaz al Real Madrid utilizando cualquier medio a su antojo, sabiendo que el ambiente suele estar de su parte y que el madridismo más pasivo le reirá las gracias sin poner ninguna objeción. De ahí su cara de susto cuando alguien les señala con el dedo, cuando se les hace ver la zafiedad de su conducta y cuando el madridista no les ríe las gracias.

Otros trucos del periodista antimadridista es caérsele de la boca el señorío a grandes voces, la mitología del Madrid que impide prácticamente cualquier cosa y la contraria, y la exigencia desmedida de juego exquisito y trato de favor al contrincante, imposible de saciar.

El periodista antimadridista tiene una especialidad: la defensa del jugador del Madrid, español, de la selección y con grandes amigos en la prensa contra los propios intereses del club. Defensa vehemente, sacando a los santos sacramentos madridistas, y expresada con tendencia melodramática, para asustar al que ose ponerse enfrente sólo con las armas de la razón. Esa defensa sólo será (y esto es importante) contra el Madrid. A Iker se le puso en duda con la selección por la pujanza de Valdés y a Del Bosque se le criticó duramente en el Mundial. Cuando Vicentón se alineó sibilinamente contra Mou y su Madrid, su figura matriarcal pasó a ser intocable. Con la sentada de Iker llegó el apocalipsis, y no era raro ver en los bares a los antimadridistas crispando al madridismo con gritos de “qué vergüenza, qué vergüenza con lo que fue el Madrid”. Gritos copiados sin más del escarnio público al que fue sometido el club y el mismo Mou por tener la indecencia de hacer las alineaciones sin injerencias externas. Aquí está uno de los meollos del asunto, y es la mafia periodística que se forma alrededor de los jugadores españoles que actúa en dos direcciones: Si el jugador se apresta a filtrar de vez en cuando y entra en los juegos de la prensa, se le defenderá como si fuera uno de los nuestros, incluyendo aumentos de sueldo, renovaciones de por vida y tapando cualquier bajada de rendimiento con profusión de portadas, datos absurdos u omisiones oceánicas. Si no se apresta al juego, está expuesto a la crítica, al escarnio, e incluso a la objetividad. Y se le tratará como a un extranjero más (la prensa española es profundamente xenófoba) que se fajara en turbias labores defensivas.

 

El caso Arbeloa.

Arbeloa, jugador de la selección, español y canterano, debería ser la aristocracia de los niños de la prensa. Es justo lo contrario. No se le perdona un fallo, y se le achacan los de los demás. Invisible cuando sostiene la defensa, se escrutan sus pérdidas en ataque minuciosamente. En la selección se ha convertido en el anatema de una generación de periodistas. Es casi un icono para ellos. El único al que se pone a parir abiertamente. Incluso nos preguntan cándidos a los madridistas del por qué lo siguen poniendo los entrenadores como lateral derecho. Dicen que es torpe, necio, violento con sordina, desprecia la mano tendida de Xavi y se le insulta sin tapujos en tuiter. Ningún jugador ni español ni extranjero tiene ese trato de la prensa. ¿Por qué?

Porque habla claro y tiene un discurso que no es el del marca y el as. El del periodista deportivo cuya máxima afición es poner la palabra en la boca del futbolista. Hablar a través de él. Porque defendió a su entrenador. Porque aireó en público (y las cosas deben hablarse en privado para que así las cuenten los chicos de la prensa) sus desavenencias con Casillas. Porque defiende al Madrid contra sus enemigos. Y estos son la prensa deportiva y el fcbarcelona. Sólo por eso, lo matan a cada paso.

No hay que olvidar, que estos periódicos que se dedican a vender por fascículos las tripas del Real, son comprados por muchos antimadridistas profesionales. Gente oscura, que huérfana de otras utopías, tiene al Madrid como la forma de estar a la contra sin perder nada a cambio. Y no hay periódicos que los amparen. Por tanto, compran el as y el marca, y estos les dan a cambio surtida munición.

Y al final de todo, está el poder. Las ganas de manipular la cosa más grande del reino. Esa mirada vidriosa que se le pone al periodista deportivo cuando puede influir en el gobierno de la entidad. La inercia de demasiados años controlando el relato del Real. La mafia que envuelve a ciertos futbolistas a los que el mito les ha bañado en oro y ya no obedecen a ninguna razón. La vanidad de periodistas que lidian con el mito y quieren a la vez formar parte de él y destruirlo. El rencor que provoca estar siempre a la sombra. La obsesión inquisitorial por una verdad única y moral. El antimadridismo como forma de vida. Los patucos del Madrid. La mesa-camilla del Madrid. La vajilla con el escudo del Real. La cubertería de las 9 Champions. El tazón de cereales con el careto de Cristiano. La bomba de relojería de la séptima. Las braguitas con las iniciales de Iker bordadas. El pintalabios de Kaká. La colonia de Valdebebas. El chándal de la décima.

El merchandasing con los más pintorescos motivos madridistas que esta prensa pone a la venta con cada ejemplar no parece tener límites. Ridiculizan al club, se aprovechan de él (del Madrid se aprovecha todo), y dan lecciones de madridismo en la misma tajada. Intentan manipular al club y velan a la vez por su salud deportiva. A eso se niega Primavera Blanca. A la utilización de nuestra mitología para echárnosla sobre la cara, para hacer negocio banalizándola. A pesar de lo que insinúe alguno, en los estatutos del Madrid no hay ninguna referencia a la figura del cornuto contento. No hay razón para ser condescendiente con quien cada día te apuñala por la espalda. Queremos un Madrid libre de la pútrida moralina de los periodistas. Con una frontera trazada entre el club y la prensa deportiva. La prensa es libre, dicen. Y el club también. Y el viento que corra entre ambos.

¡PRIMAVERA BLANCA TE RECLAMA! Comunicado nº 15 – 12.7.2013

pancarta

NUESTROS FINES Y LA SITUACIÓN ACTUAL

La más firme convicción de todos los que nos agrupamos bajo la bandera de Primavera Blanca es que el objetivo prioritario del Club, nuestra auténtica Décima, debe ser construir un Real Madrid hegemónico por meritocrático. Un anhelo que nunca será verdad sin que su independencia sustente un proyecto propio y estable. Ni aspiramos a que el Madrid dé lecciones a nadie, ni admitimos que nadie le imponga sus doctrinas.

El mayor enemigo de este propósito es la prensa deportiva tradicional, que desde tiempos inmemoriales ha pretendido hacer y deshacer en nuestro Club, traficando con influencias para colocar a sus amigos y destruir las carreras deportivas de quienes no les reverencian o se interponen en sus objetivos. Y debemos reconocer que sus éxitos, que para nosotros significan las recíprocas derrotas del Madrid, la tienen mal acostumbrada.

Cuando no ha conseguido medrar, como ocurrió durante el último trienio, no ha dudado en intentar extorsionar a nuestros directivos; en perseguir, insultar y vejar a profesionales, dirigentes y socios. Es una evidencia notoria que empleó, de la forma más alevosa, hasta el último vatio de su potencial de manipulación contra el proyecto más profesional con que el Club ha contado en mucho tiempo. Su objetivo último no era José Mourinho, como tantas veces hemos dicho, sino recuperar el poder e influencia perdidos.

Para terminar de alcanzarlo, vuelven a la carga. Sus maniobras actuales apuntan el fuego contra el recurso con mayor proyección de la estructura de ingresos del Real Madrid: Su propia marca. Apoyados en encuestas teledirigidas, intentan restarle valor, presentándola como generadora de más rechazo que adhesión por parte del público. Tratan de reducir al Club por el asedio, bloqueando sus vías de abastecimiento, sus recursos económicos.

De marcas deterioradas ellos saben más que nadie, por propia experiencia. Sus cabeceras cada vez pesan menos en la sociedad y, sobre todo, en el madridismo. Tanto sectarismo, tanto ataque gratuito, tanta falta de principios, de coherencia, tanta indigencia moral e intelectual despertaron a un Madridismo civil de jóvenes, adultos y veteranos, sin etiquetas; un madridismo del que formamos parte, que continuamente ha puesto en evidencia la insustancialidad y las contradicciones de esa clase de periodismo, lo que de ningún modo ha sido ajeno al desplome de su crédito profesional y su capacidad de influencia.

AQUÍ SEGUIMOS: EN MADRID Y CON EL MADRID

Muchos periodistas, y muchas veces, se han pavoneado de que, una vez Mourinho fuera del Club, nos disolveríamos como un azucarillo, dejando el Madrid al albur de sus ambiciones.

¡Al contrario! La derrota en la cuestión Mourinho nos ratifica en que la conditio sine qua non de un Club con un proyecto estable, profesional y meritocrático, es mantener en su territorio a la prensa deportiva. Puede que la prensa deportiva sea necesaria, pero más necesario es mantenerla fuera del Club, definir nítida y rotundamente los terrenos, si es que creemos de verdad en un Club de sus socios, no manejado desde poderes ajenos.

Es preciso que los dirigentes estén dispuestos a sostener la independencia, pero cada una de las acciones para lograrlo se presentará por la prensa deportiva como un intento de acallar la crítica para defender la poltrona. Algo que no les será posible plantear a nuestros enemigos si esas acciones de defensa de la independencia nacen del madridismo de base, vocacional y desinteresado; la razón de ser Primavera Blanca.

Seis meses después de su fundación, más de 1300 madridistas de todos los lugares del mundo son socios de Primavera Blanca. Más de 300 de ellos son también socios del Real Madrid, entre ellos dos decenas de socios representantes. Casi otros tres centenares son titulares del carnet madridista, lo que, en la imposibilidad actual de acceder a la condición de socio del Real Madrid, es un dato significativo. Esa es nuestra fuerza, amplificada con una irrebatible hegemonía de nuestros socios en el proceso de formación de la opinión madridista en Internet y las redes sociales.

Para seguir incrementando la influencia de nuestras posiciones ha llegado la hora de salir a la calle, de buscar nuestro lugar en el Bernabéu y en la Asamblea de socios representantes. Debemos llegar a los madridistas que comparten nuestras ideas y nuestra indignación pero no usan las redes sociales. Y vincularemos nuestra salida al intento de que el mayor enemigo de nuestra mejor aspiración comience a pagar por su iniquidad.

LA ACCIÓN

Ya lo anticipamos en nuestro Comunicado nº 13, de 20.05.2013:

La Asociación está dispuesta a acometer su primera acción articulada en el exterior de la Red; promover una petición colectiva de los socios del Real Madrid a su Junta Directiva para la cancelación total y permanente de la cesión del uso de los símbolos e insignias del Club a los medios de la prensa deportiva de Madrid, estandartes de sus respectivos grupos de comunicación.

Para el resto de detalles de la acción y saber cómo colaborar, PINCHA AQUÍ.

¡No hace falta decir más!

SB Don Santiago Bernabéu, en vivo y en directo. El vídeo, que nos llega gracias a los amigos de twitter @tronmagdaleno y @Jon_GoRo, es un breve fragmento de uno de los documentos recuperados por el periodista Paco Grande (@PacoGrandeTVE) para el programa “Conexión Vintage”, sobre la memoria del fútbol español. Un trabajo digno y de interés que dirige en TeleDeporte (TVE). La periodista, una jovencita Mari Carmen Izquierdo, pregunta a Santiago Bernabéu. El Presidente está de pie, en la Grada de Preferencia, debajo de la Tribuna. Se trata posiblemente del descanso de un Madrid-Atleti. –       “Cero uno en el descanso, Don Santiago Bernabéu, ¿cómo ve el encuentro?” –       “¡Pues cero uno!” A partir de ahí, no hace falta decir más. En los cuarenta y siete segundos que siguen se marchan por el desagüe, a la alcantarilla de la que nunca debieron salir, las toneladas de tinta empleadas por el valdanismo para intentar desvirtuar con su cursi retórica el auténtico espíritu del Madrid. Por el sumidero se va su impostado “señorío”, tan contrario al “triunfar en buena lid” de nuestro himno, que nada tiene que ver con sufrir en silencio las injusticias arbitrales y dejarse someter por la propaganda enemiga. Y con el “señorío valdanista” se van al colector todas y cada una de las mentiras e invectivas con las que durante tres años el inquisidor Segurola Basáñez ha martilleado, desde su púlpito de Radio Marca, los oídos de la audiencia menos avisada, deformando su modo de relacionarse con el Madrid y con su historia. Así que, señor Adjunto al Director de Marca, ¿el Madrid nunca había hablado de los árbitros hasta que llegó Mourinho? En la entrega IV de “El equipo sin alma” reprodujimos una página de ABC: Santiago Bernabéu, joven directivo en funciones de delegado del Madrid F.C. en la Final de Copa de 1934, critica al árbitro, aún después de ganada la Final. Ahora, podéis escuchar directamente el sonido de sus palabras. Cuando la reportera termina su trabajo, el madridista  inevitablemente se pregunta qué habría sido de nuestro querido Real Madrid de haber coincidido en el tiempo el Presidente de Almansa que le hizo el mejor Club del Siglo XX, con el Entrenador de Setúbal que acuñó el lema “Señorío es morir en el campo”. O mejor dicho, qué habría sido del resto del fútbol mundial. Click para ver: Santiago Bernabéu